Carlos Gustavo Álvarez

La Carrera de los Héroes

Carlos Gustavo Álvarez
POR:
Carlos Gustavo Álvarez
abril 11 de 2014
2014-04-11 12:35 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb679eb2280.png

Es la única competencia de atletismo que se corre por los que no salieron corriendo. Su lema: ‘Él no salió corriendo, sal a correr por él’.

Está referida a los héroes, soldados, policías e infantes de marina de Colombia heridos en combate, y a sus familias.

Para participar en ella no tiene que ser keniano y devorar kilómetros con la tracción de unas piernas fibrosas.

No. No importa el género, si tiene desde 15 años hasta un plus que lo remonte por encima de los 60. Puede acomodarse a distancias de 10K, 5K y 3K.

Hay categoría para los discapacitados, y en esta VII Carrera de los Héroes, que se realiza el domingo 27 de abril en Bogotá, también se podrá ver, como en los seis años anteriores, que la voluntad de superación del ser humano no tiene límite.

Es una voluntad que no está sola.

Tiene el apoyo de la Corporación Matamoros, guiada por el tesón y la constancia de Gladys Sanmiguel, a quien muchas veces le escriben el apellido con una pertinente advocación canónica: San Miguel.

Desde hace más de 26 años, y como entidad sin ánimo de lucro, la Corporación Matamoros “apoya a los militares y policías heridos en combate, a las viudas, huérfanos y familiares de nuestra Fuerza Pública caídos en cumplimiento de su deber, y los familiares de uniformados secuestrados o desaparecidos”.

A los héroes, ¿recuerdan? A los que sí existen.

La Corporación Matamoros pertenece al Grupo Social y Empresarial del Ministerio de la Defensa Nacional, y el jueves 13 de marzo, cuando la VII Carrera de los Héroes se presentó en las instalaciones del Batallón de Sanidad del Ejército, a más de uno se nos hizo un nudo en la garganta. Porque allí estaban ellos.

Los que no salieron corriendo, entusiastas en sus sillas de ruedas. Los que entregaron sus ojos y sus brazos o sus piernas en combate, en la trampa infame de una mina.

Estaban las viudas de quienes dieron la vida en un lugar apartado de Colombia, peleando hasta la última gota de sangre contra el enemigo agazapado y feroz, y defendiendo un puesto de policía, una trinchera, un cambuche improvisado para plantar la bandera de la Patria.

El ministro de la Defensa, Juan Carlos Pinzón, se conmovió con la presentación de un video en el que los soldados discapacitados manifestaron que volverían a hacer lo que hicieron, aunque les cueste la vida, como en el bolero, para rescatar a la Patria. “Tenemos testimonios de dolor, pero al mismo tiempo testimonios de orgullo”, resumió el Ministro.

Por ellos y ellas, se realiza la Carrera de los Héroes.

La inscripción tiene un precio de 50.000 pesos. Como lo explica la página de Tuboleta.com, en la cual se hace el registro, “los recursos obtenidos en este evento serán invertidos en la educación de 500 soldados heridos en combate y en la rehabilitación, a través del deporte, de 300 soldados que pertenecen a la liga de militares con discapacidad”.

Corra a inscribirse. Con su familia. Y salgan a correr por los que no salieron corriendo. Por los héroes, que sí existen.

Carlos Gustavo Álvarez G.

Periodista

cgalvarezg@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado