Carlos Gustavo Álvarez

Imperialismo sexual y Plan Colombia

Carlos Gustavo Álvarez
Opinión
POR:
Carlos Gustavo Álvarez
febrero 04 de 2016
2016-02-04 09:20 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb679eb2280.png

Avanzaba ‘tortugosamente’ en un taxi por las calles de Bogotá, mientras en la emisora que sintonizaba el conductor se sucedían las entrevistas en Washington por el éxito del quinceañero ‘Plan Colombia’. Un libro reposaba inmerso en el forro del asiento delantero…

En la carátula, una hermosa mujer levemente arropada en una tela vinotinto. Un título: Las mujeres del Tío Sam. Su autora, Pilar Triviño Arguello, comunicadora de La Sabana, definía su obra como “una novela basada en hechos reales”.

Le pregunté al conductor qué hacía ese libro ahí. “Me lo dejó una funcionaria de la Embajada de los Estados Unidos”, respondió. Y hojeando mientras comenzaba a aceptar que era mejor bajarme y consumir la distancia caminando, encontré que se trataba de 12 casos de mujeres colombianas “de diferentes clases sociales, edades y procedencias que se involucraron con los norteamericanos que hacían parte de la ayuda de los Estados Unidos al Plan Colombia”.

La autora concedió una entrevista en agosto del 2012. Dice que el gran mérito de su texto es describir quiénes son como seres humanos estos soldados mercenarios y profundizar en relaciones, como las que tienen esos migrantes de guerra con sus esposas que dejan en casa. Dice Pilar que le causó mucha impresión cómo, en Colombia, en situaciones sexuales, incluso con menores de edad, “la familia consiente este tipo de relaciones, por tener estatus frente a la vecina y poder decir, ‘mi hija está saliendo con un gringo’”. También menciona el boom periodístico acerca de las violaciones en Tolemaida…

Tres años después se habló de este último tema. En febrero del 2015, 12 expertos de origen paritario del gobierno y las Farc, agrupados en una ‘Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas’, configuraron un documento de 809 páginas que debería ser de obligatoria consulta para entender lo que está pasando.

Se trata de ‘Contribución al entendimiento del conflicto armado en Colombia’. En el aparte ‘Imperialismo sexual’, el profesor Renán Vega Cantor, de la Universidad Pedagógica Nacional, escribe: “Hay abundante información sobre la violencia sexual, en total impunidad gracias a los acuerdos bilaterales y a la inmunidad diplomática de los funcionarios de Estados Unidos, que forma parte de un comportamiento sexista y discriminatorio, denominado como “imperialismo sexual”, similar a los efectos que se producen en todos los lugares donde se encuentran militares de los Estados Unidos, como en Filipinas, Japón o Corea del Sur. En uno de los casos más sonados, en Melgar y en la vecina Girardot, 53 menores de edad fueron abusadas sexualmente por mercenarios, quienes además filmaron y vendieron las cintas como material pornográfico. También en Melgar, un contratista y un sargento de Estados Unidos violaron a una niña de 12 años en el 2007…”.

La versión del profesor Vega no ha sido oficialmente desmentida. Sobre el asunto ha caído un silencio lapidario. ¿Qué pasó realmente? ¿Dónde está la ‘abundante información’? El incremento de recursos para Colombia en el Plan Colombia II incluye atención a las víctimas. Si las hubo como consecuencia del ‘imperialismo sexual’, el asunto debería investigarse. Porque ellas no son del Tío Sam, sino de este país de magia salvaje.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado