Carlos Gustavo Álvarez

Las pérdidas del paro

Carlos Gustavo Álvarez
POR:
Carlos Gustavo Álvarez
septiembre 06 de 2013
2013-09-06 12:13 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb679eb2280.png

Ciertos paros se parecen a los terremotos y a las guerras: la magnitud de las pérdidas reales solo se puede establecer después, y siempre queda una sola certeza: que a corto plazo todos vamos a perder.

El sector avícola reportó que el trajín del paro agrario, bajo el cual se han arropado diversos sectores, le había dejado pérdidas por más de 500.000 millones de pesos. Le preguntaron al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, si ya tenía un cálculo de cuánto nos va costar a los colombianos esta debacle.

“No tendríamos la información suficiente para saber exactamente cuál va a ser el costo económico del paro”, dijo con sinceridad el funcionario.

En todo caso, va a ser mucha plata. Tanta, pero tanta, que algún especialista o los magos de los diarios económicos, que se las saben todas, deberían intentar una cifra aproximada que nos aterrice en la realidad de pesar de que nos van a dejar estas semanas.

Y las que vienen.

Y es que este tipo de paros es un poliedro de caras onerosas. Cada una de ellas tiene un costo cuyos límites distan mucho de ser geométricos.

Lo que se hizo, lo que se dejó de hacer, lo que será necesario hacer para que las cosas se hagan, lo que se debe hacer por haber dejado de hacer y lo que es ineludible hacer para que ciertas cosas no se vuelvan a hacer.

Lo que se hizo. Ese costo lo conforman desde el desperdicio de alimentos en la podredumbre de la inmovilidad hasta las asonadas lamentables de destrucción de vías, negocios, infraestructura de transporte e instalaciones públicas, vehículos, entre otros.

Lo que se dejó de hacer es una arista más crítica y difícil de cuantificar.

El engranaje productivo ha salido lastimado, y no se sabe cuánto costará poner al día los libros de contabilidad para aclarar el balance del 2013. En casos como el de la Drummond, hay que sumar sus pérdidas de 11.000 millones de pesos diarios, con lo que se deja de recibir en regalías.

Este punto está relacionado con lo que será necesario hacer para volver a hacer, que implica apuntalar inversiones aposentadas en las pérdidas e insuflar mucho dinero en subsidios que el Estado sacará de su bolsillo.

Si el Gobierno accediera a cumplir las peticiones de todos los sectores, tendría que asignar 4,5 billones de pesos al año hasta finales del 2014. ¿Y después?

Lo que será necesario hacer por haber dejado de hacer constituye el lado épico.

Está en la raíz del paro y tiene que ver con poner al día al país en diferentes frentes, comenzando por el agrario, y hablar seriamente de los tratados de libre comercio, sus ventajas y falencias.

Y está lo que es preciso hacer para que esto no vuelva a suceder.

Tiene que ver con todo lo anterior y con mecanismos para que cuando una fracción de la protesta se desboque, y asole y bloquee, existan seguros y mecanismos de protección de los afectados.

También está lo difícilmente cuantificable: confianza, ánimo, imagen-país. Aunque hoy lo más importante sea que no haya una pérdida futbolística con Ecuador...

Carlos Gustavo Álvarez G.

Periodista

cgalvarezg@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado