Carlos Holmes Trujillo García

Respuesta al Ministro del Interior

Carlos Holmes Trujillo García
Opinión
POR:
Carlos Holmes Trujillo García
junio 20 de 2016
2016-06-20 09:35 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67f8a11c9.png

La ofensiva mediática que hizo el señor Ministro del Interior, el fin de semana pasado, tuvo dos objetivos evidentes. En primer lugar, mercadear las supuestas bondades de los proyectos aprobados por el Congreso, que bautiza como legislación para la paz. Y, de otro lado, vender la idea de que no hay un consenso nacional debido a que el expresidente Uribe no ha querido hacerlo. Esos propósitos los cubre el Ministro con la sombrilla del sí a la paz, que es el principal mensaje del Gobierno.

Como se avecinan decisiones que incidirán en el porvenir de la nación, es necesario dejar varias constancias a manera de mensajes para el alto funcionario.

Para empezar, se le debe decir y reiterar a los colombianos que en La Habana no se está negociando la paz, sino el fin del conflicto. Así lo definieron, desde un principio, los interlocutores en Cuba, razón por la cual se trata de una claridad necesaria para que no existan confusiones.

De igual manera, es fundamental aclarar que, cuando se anuncien los acuerdos, en ese momento se iniciará el proceso de fin del conflicto. Y también debe hacerse la precisión de que dicho proceso concluirá cuando se haya cumplido todo lo acordado. Es decir, que al día siguiente de los anuncios no habrá paz, ni empezará el posconflicto. Apenas se iniciará una etapa que nadie sabe en concreto cuándo terminará.

Por otra parte, el Ministro tiene que recordar que el expresidente Uribe propuso un acuerdo nacional en materia de justicia, antes de cerrar el punto con las Farc. De igual forma, no puede hacer caso omiso al llamado que hizo el senador Uribe, en el recinto del Senado, a discutir un mecanismo de refrendación distinto al plebiscito. Tampoco debe olvidar su actitud de cara a los esfuerzos del exsecretario general de la ONU, señor Kofi Annan.

En fin, aquello de que no ha habido disposición de parte del fundador del Centro Democrático para encontrar consensos sobre temas fundamentales, no corresponde a la verdad.

Por último, su entusiasmo con las leyes aprobadas por las mayorías afectas al Gobierno en el parlamento es digno de mejor causa. En realidad, lo que se ha hecho es sustituir la Constitución política de Colombia, desconocer el Derecho Internacional Humanitario, en cuanto a lo que son los acuerdos especiales, y darle al bloque de constitucionalidad un alcance que no tiene. En la práctica, se le han conferido facultades constituyentes a la mesa en La Habana, y se está limitando la democracia creándole condicionamientos indebidos a los pronunciamientos populares en el futuro.

Por último, si es que finalmente se convoca el plebiscito, el Centro Democrático tomará, en el momento oportuno, la decisión política que considere más conveniente para el país. El afán del Ministro de encasillar a la oposición democrática en el No, frente al engañoso Sí a la paz, es mejor que lo modere. Hay otras opciones, doctor Cristo, que pueden reflejar el sentimiento mayoritario de apoyo a la paz sin impunidad ni elegibilidad política inmediata de los culpables de los más graves delitos.

Usted lo sabe.

Carlos Holmes Trujillo G.
Candidato a Vicepresidencia
carlosholmestrujillog@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado