Carlos Holmes Trujillo García
columnista

El mundo que encuentra Trump

Hay que anticiparse, para precisar las oportunidades que surgen y hacer los ajustes necesarios, a la luz de visión de Trump.

Carlos Holmes Trujillo García
Opinión
POR:
Carlos Holmes Trujillo García
enero 23 de 2017
2017-01-23 09:09 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67f8a11c9.png

La personalidad del nuevo Presidente de Estados Unidos, hace olvidar algunos rasgos de la historia de ese país. La rotación de los dos grandes partidos en el poder, es una característica de la democracia americana.

En esta ocasión, los republicanos vuelven después de dos periodos de un jefe del ejecutivo demócrata. De otro lado, las fluctuaciones entre el intervencionismo y el aislacionismo de Washington son usuales.

En su discurso inaugural, Trump anunció la prioridad que le dará a los asuntos domésticos. Así reedita la visión de la grandeza americana, que ha sido, tantas veces, el hilo conductor de la inspiración de sus gobernantes. Tampoco es la primera vez que una figura, sin trayectoria en lo público, consigue el favor de sus conciudadanos. Ha habido ya otras sorpresas.

Lo anterior no pretende desconocer el significado de las particularidades de Trump, cuyos rasgos, desde luego, producen esperanzas en muchos, pero también interrogantes e incertidumbres. Tiene solamente el propósito de subrayar que, al mismo tiempo que existen novedades, se identifican, de igual forma, elementos que hacen parte de la tradición política en Estados Unidos.

¿Habrá razón para sorprenderse porque el Presidente proclame que su objetivo es conseguir que América sea grande nuevamente? Las preguntas de fondo tienen que ver con el impacto de algunas medidas que anunció en materia de tratados de libre comercio, lucha contra el cambio climático, relaciones con un vecino tan importante como México, patrones de inversión de las empresas norteamericanas en el exterior, y relaciones con potencias emergentes.

Si los anuncios se convierten en decisiones concretas vendrá una etapa de modificación de marcos regulatorios internacionales, y de convenios bilaterales y birregionales. Y tal proceso ocurriría en un mundo inestable, que disfruta de periodos de bonanza y padece épocas de depresión, cada vez más frecuentes, con ciclos de corta duración.

El impacto de la crisis del 2008, por ejemplo, aún se siente. Tanto, que, por primera vez en mucho tiempo, el comercio internacional muestra cifras inferiores al crecimiento global, y surgen tendencias proteccionistas. Hay, pues, un desajuste general en materia política, comercial y económica.

En medio de ese escenario, se inicia una nueva administración americana, de cara a la cual lo aconsejable para un país como Colombia es profundizar y diversificar el diálogo de manera ágil y eficaz. Hay que anticiparse, con el fin de precisar las oportunidades que surgen y hacer los ajustes necesarios, a la luz de la nueva visión de la administración Trump.

Además, en la relación bilateral, debe tenerse presente que incidirán el crecimiento de los cultivos ilícitos, la impunidad de hecho de los culpables de los más graves delitos, que se desprende del acuerdo con las Farc, y considerar el narcotráfico como conexo al delito político. Asuntos como estos, que han definido la cooperación en el pasado, continuarán siendo prioritarios y no se verán solo en el marco de lo convenido con esa organización.

Carlos Holmes Trujillo G.
Excandidato a la Vicepresidencia
carlosholmestrujillog@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado