Carlos Holmes Trujillo García

¿De la Calle vs. Jaramillo?

Carlos Holmes Trujillo García
Opinión
POR:
Carlos Holmes Trujillo García
octubre 06 de 2015
2015-10-06 02:24 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67f8a11c9.png

El episodio que se está viviendo, a raíz del anunciado acuerdo sobre justicia entre el Gobierno y las Farc, es lamentable. Se dio a conocer con música de fondo, y después empezó la comedia.

Que faltan algunas cosas dijeron unos; otros respondieron que ya todo está cerrado, y ciertos actores, ante la duda, afirmaron que sí, que el papel existe y consta de 75 puntos.

En el entretanto, el Gobierno enfiló las baterías contra las primeras preocupaciones de la oposición, y resolvió deleitar a la multitud con la profundidad de su pensamiento, diciendo que, aquella “ladra” y se “quedó con los crespos hechos”.

Así se tratan los temas de fondo hoy en día, desde los más altos peldaños del poder. Y la orquesta sigue tocando.

Los protagonistas de la elaboración del texto desconocido, compiten en los medios para explicar lo profundo y novedoso de lo que han concebido, pero no se ponen de acuerdo.Sus versiones difieren, con lo cual contribuyen a la confusión que reina.

Peor aún, cuando comparten, con una opinión pública atónita, la base conceptual de lo que hicieron, en lugar de tranquilizar, mediante la infinita sabiduría de sus conceptos, lo que logran es que surjan dudas adicionales.

Ya se lanzó la idea de que si los acuerdos no son aprobados por la gente, eso poco importaría, porque la mayoría no se puede oponer a un bien supremo. Es decir, lo que se acordó va, porque va, y si las coincidencias, que se han conseguido con tanta genialidad, reciben el rechazo del vulgo, no importa.Para eso existe la doctrina de un pensador extranjero, que es suficiente para darle legitimidad a todo, por cuanto de lo que se trata es de la paz.

Vean en lo que va quedando nuestra maltrecha democracia.

Quienes piden que se publique el acuerdo para conocerlo, debatirlo y decidir si se aprueba o rechaza, están fuera de base, toda vez que las cosas quedaron ya resueltas en el olimpo de un pensamiento intangible, que no puede modificarse por millones de iletrados.

Se desconoce la razón que incide para que el famoso acuerdo no se haya hecho público. Y hay rumores de todo tipo. Uno de ellos, que, para efecto de tratar este tema con responsabilidad, es mejor no creer, pero que da vueltas como un fantasma, es que el jefe del equipo negociador no se encuentra a gusto con la totalidad de lo convenido.

Que está molesto, se dice, habida cuenta de que, en algunos aspectos, se le entregaron asuntos resueltos sin su participación, razón por la que firmó con la anotación “en desarrollo”.

Eso dice mucho, desde luego, porque indicaría que hay una fricción entre De la Calle y Jaramillo.

Pero, como es mejor no especular, toca insistir en que el Presidente publique el acuerdo.

Carlos Holmes Trujillo G.

Excandidato a la Vicepresidencia de la República

carlosholmestrujillog@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado