Carlos Holmes Trujillo García

Tan cerca y tan lejos

Carlos Holmes Trujillo García
Opinión
POR:
Carlos Holmes Trujillo García
agosto 05 de 2015
2015-08-05 03:56 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67f8a11c9.png

Humberto de la Calle, en el foro organizado por la Universidad del Rosario, El Tiempo y la Fundación Hanns Seidel, hizo recordar aquello de que, en ocasiones, las distancias aparentes predominan sobre las cercanías reales.

Eso es lo que está sucediendo con el asunto de la cesación de la violencia de las Farc, como condición para conversar y llegar a acuerdos viables. En dicho encuentro, de la Calle afirmó que el Gobierno debe ver claras coincidencias en materia de justicia, garantías mutuas y seriedad en el cese del fuego para que la cesación bilateral pueda operar antes de la versión final del acuerdo. También reiteró lo relacionado con la vigilancia o veeduría y el acantonamiento de los miembros de ese grupo.

Por su parte, el Centro Democrático sigue insistiendo en la necesidad del cese unilateral del fuego y hostilidades por parte de las Farc, en la verificación seria, capaz, experimentada, con músculo político y económico, la cual requiere concentración, y en la reciprocidad.

En cuanto a esa organización, declaró un nuevo cese unilateral temporal verificado por Unasur y Colombianos por la Paz.

¿Cuáles son las coincidencias? En primer lugar, se acepta la conveniencia, por distintas razones, de parar las acciones violentas antes de llegar a los acuerdos definitivos. Segundo, existen identidades acerca de que la verificación es necesaria. Tercero, la concentración o acantonamiento se considera, en diversas circunstancias, como una necesidad para la vigilancia adecuada.

¿Cuáles son las diferencias? El Gobierno plantea la eventualidad de un cese bilateral, antes del final, con acantonamiento y veeduría, mientras la oposición democrática propone cese unilateral con concentración, verificación y reciprocidad.

La discrepancia gira, entonces, en la práctica, alrededor de la bilateralidad o la reciprocidad por motivos de naturaleza institucional, según la visión de los críticos. Si, de su lado las Farc manifiestan la voluntad de suspender acciones y el monitoreo, en este punto surge una pregunta inevitable. Habida cuenta de que se trata de un tema fundamental para el futuro de las conversaciones y de las posibilidades de alcanzar la paz, ¿es posible hacer un esfuerzo para construir una posición nacional con respecto a este asunto, con el fin de llevarla a la mesa de los diálogos en Cuba y discutirla con las Farc?

La respuesta: no solamente es posible, es necesario. Bien dijo el doctor Carlos Raúl Yepes, en el mencionado foro, que las Farc se equivocan si creen que están negociando únicamente con el Gobierno, toda vez que, en verdad, lo hacen con la sociedad colombiana. Siendo así, no hay ninguna razón para que, en un aspecto tan sensible como el que aquí se trata, quienes están a este lado de la mesa sigan tan lejos, estando tan cerca.

Carlos Holmes Trujillo García

Excandidato a la Vicepresidencia de la República
carlosholmestrujillog@gmail.com

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado