Carlos Holmes Trujillo García

El mundo en jaque…

Carlos Holmes Trujillo García
Opinión
POR:
Carlos Holmes Trujillo García
noviembre 16 de 2015
2015-11-16 11:53 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67f8a11c9.png

Así es, sin ningún tipo de exageración. Los atroces atentados terroristas en París y Beirut la semana anterior, son otro capítulo de la guerra que el Estado Islámico le ha declarado a muchas naciones.
Infortunadamente, sus voceros están anunciando más terror, porque el objetivo final de esa organización es reconstruir el califato, la obra del profeta Mahoma en el siglo VII
Por ahora, están borrando las líneas de frontera del mapa de Oriente Próximo, que dibujaron Francia y Gran Bretaña durante la segunda década del siglo XX.
Ya han logrado sembrar su bandera en una amplia zona entre Siria e Irak. Buscan crear una nación mediante la violencia para conseguir control territorial, el poder propagandístico del miedo y acciones sociales dirigidas a conseguir apoyo social en las áreas que dominan.
De otro lado, es un hecho que está creciendo rápidamente. Manejan recursos muy significativos provenientes de campos de petróleo, el cobro de impuestos sobre transacciones comerciales, y el contrabando.
A diferencia de las organizaciones terroristas que circunscribían las acciones a territorios limitados, en donde Estados fuertes ejercían su poder, el Estado Islámico actúa con una visión geográfica más amplia, por cuanto se inspira en el antiguo califato, que se extendía desde Bagdad hasta lo que hoy es Israel.Es un nuevo conquistador que acude a procedimientos brutales.
Y profesa el salafismo radical, religión que rechaza la influencia de Occidente, así como repudia todos los valores que son la base de nuestra arquitectura institucional, religiosa, política y social. De ese sectarismo surgen amenazas inmensas.
Es tan significativo el reto que plantean, que el papa Francisco se atrevió a hablar del inicio una tercera guerra mundial, para hacer referencia a muchos conflictos locales con características bien distintas a los que tuvieron lugar a raíz de las dos conflagraciones mundiales.
Grandes potencias se han comprometido en el combate al poder creciente del Estado Islámico. Hasta el momento, no les ha sido posible salir airosas del desafío en los campos de batalla en Irak y Siria. Por eso flota en el ambiente la pregunta: qué harían si dicha organización lograra establecerse como un Estado tan cerca de Israel y en las goteras de Europa. Más aún, teniendo en cuenta que ha logrado cautivar a muchos jóvenes europeos desencantados y recibirlos como militantes. En estas condiciones, los interrogantes sobre lo que puede suceder mañana se multiplican.
Quizás sea hora de dinamizar las discusiones sobre la creación de la Corte Internacional contra el terrorismo, propuesta, entre otros países, por España y Rumania, que tendría una jurisdicción complementaria a la de los tribunales nacionales y a la Corte Penal Internacional. El mundo está en jaque y el peligro es global, pero no existe una institución de esa naturaleza cuya tarea sea articular la lucha multilateral contra el terrorismo. Ya es hora.

Carlos Holmes Trujillo
Excandidato a la Vicepresidencia de la República<QA0>
carlosholmestrujillog@gmail.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado