Carlos Holmes Trujillo García

Política industrial de Estado

Carlos Holmes Trujillo García
Opinión
POR:
Carlos Holmes Trujillo García
noviembre 10 de 2015
2015-11-10 02:00 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67f8a11c9.png

Pase lo que pase en La Habana, hay tareas que no dan espera, y cuya realización tiene que ser independiente de los acuerdos que se hagan en la isla.

Las realidades de la economía internacional contemporánea, así como la situación actual del aparato productivo colombiano, nos obligan a avanzar en la definición de políticas públicas, que pongan a la Nación en el sendero de un desarrollo apropiado.

Dar estos pasos es una necesidad urgente tanto para salir del rezago que hoy padece nuestra industria, como para construir las bases de una inserción internacional que le permitan al país participar con éxito en el mundo de las cadenas globales de valor.

La sustitución de importaciones, al igual que el modelo de simple competencia quedaron atrás. Ahora predomina la producción compartida, mediante la cual lo que se busca es identificar el mejor escenario para fabricar cada componente.

Y conseguirlo exige un esfuerzo enorme de combinación de elementos económicos, tecnológicos, institucionales, regulatorios, en fin, de todo tipo, hasta encontrar la mezcla adecuada que permita lograr el mejor producto. Esa es la realidad del mundo de hoy.

En estas condiciones, concebir una estrategia de industrialización moderna es más exigente, requiere mayor análisis, diálogo intenso y constante con los sectores de la producción, y una visión amplia e integral con respecto a las características de las distintas regiones del planeta.

Si, además, el punto de partida que tenemos es el de una industria de servicios incipiente, un sector agroindustrial que carece todavía de la dinámica que puede tener, y un aparato manufacturero que presenta tasas de crecimiento promedio muy inferiores a las del conjunto de la economía, la conclusión no puede ser diferente a que se está frente a deberes que deben atenderse con urgencia.

Por estas, y otras razones, extraña tanto que el análisis que la Andi le entregó al país en su asamblea más reciente, al igual que las recomendaciones que se fundamentan en las conclusiones del estudio, no sean objeto de la atención que se les debe dar en los debates que interesan a la Nación.

Estos son los verdaderos temas de fondo para la Colombia del posacuerdo. Así de claro.

La globalización y sus exigencias no van a dejar de ser una realidad de la vida contemporánea; el concepto del ‘mejor lugar para cada pieza’, en materia de producción, seguirá teniendo vigencia; el sistema de ‘fábricas sincronizadas’, al que se refiere Juan Blyde, llegó para quedarse, y la imperiosa urgencia, que tiene un país como el nuestro, de ser un actor importante en el plano mundial, es una necesidad inaplazable en el orden económico, político y social. Ya veremos qué sucede en Cuba. Pero, sea lo que sea, construir la nueva política industrial de Estado es un requisito indispensable para aprovechar las oportunidades que ofrece el mundo de hoy.

Carlos Holmes Trujillo G.

Excandidato a la Vicepresidencia de la República

carlosholmestrujillog@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado