Carlos Holmes Trujillo García

Referendo sí, plebiscito no

Carlos Holmes Trujillo García
Opinión
POR:
Carlos Holmes Trujillo García
septiembre 15 de 2015
2015-09-15 01:44 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67f8a11c9.png

Es necesario continuar estimulando el debate sobre la refrendación de los eventuales acuerdos en La Habana, porque las declaraciones de algunos miembros de la Unidad Nacional obligan a prender las alarmas.

En una entrevista que se publicó el pasado domingo, el Director del partido de la U defendió, con entusiasmo, digno de mejor causa, la tesis de que es más conveniente el plebiscito, toda vez que mediante esa figura se puede votar en bloque y los colombianos podrán decirle sí o no a dichos acuerdos. ¿Cómo les parece?

Frente a la perspectiva de que los documentos finales de las conversaciones, si es que a ese punto se llega, se refieran a una gran cantidad de materias, como lo indican los acuerdos parciales que se publicaron, lo que se le ocurre a algunas fuerzas que apoyan al Gobierno es que los ciudadanos voten sí o no a la paz.

Eso sería un engaño inaceptable y mancharía de ilegitimidad el resultado de los diálogos. Recordemos que el plebiscito puede ser convocado por el Presidente de la República, con la firma de todos los ministros, para que el pueblo se pronuncie sobre las políticas del Ejecutivo que no requieran aprobación del Congreso.

De otro lado, mediante ese mecanismo no se puede modificar la Constitución Política.

Ahora, veamos.

¿Los acuerdos a los que eventualmente se llegue requerirán del diseño y la ejecución de políticas por parte del ejecutivo? Desde luego que sí.

¿Muchas de ellas demandarán desarrollos legislativos y, por lo tanto, aprobación del Congreso? Desde luego que sí.

¿Y serán necesarias reformas a la Carta para su implementación? Desde luego que sí.

Siendo, entonces, tan claro que el plebiscito, tal como está definido actualmente en nuestro ordenamiento jurídico, no puede aplicarse, ¿cuál es la razón para que se presente como el camino apropiado? Pues, porque se teme que la ciudadanía no esté conforme con distintos aspectos de los mencionados acuerdos y demuestre su rechazo derrotándolos en las urnas.

Por eso, el Director de la U defiende el plebiscito, con el argumento de que se puede votar en bloque y decirle sí o no a la paz. Ese sería no solamente un engaño, hay que repetirlo. Se trataría de un error histórico de inmensas dimensiones, que tendría graves consecuencias para la nación en el futuro.

Nadie puede creer que sería posible alcanzar la paz mediante el desarrollo de acuerdos que la gente no conoce. La sabiduría popular enseña que de las carreras no queda sino el cansancio.

Y cuando se trata de decisiones que definirán el futuro de Colombia, en lugar de dejarse llevar por la urgencia de afanes peligrosos, la responsabilidad aconseja dedicarle tiempo al diseño de un instrumento constitucional que permita que la gente se pronuncie una vez esté debidamente informada.

El mejor camino es el referendo, que puede ser adecuado, acudiendo a un gran acuerdo político y de Estado para facilitar su aplicación.

Obrar de otra manera, sería jugar con candela.

Carlos Holmes Trujillo G.

Candidato a la Vicepresidencia de la República

carlosholmestrujillog@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado