Carlos Holmes Trujillo García

¡Viva Colombia!

Carlos Holmes Trujillo García
POR:
Carlos Holmes Trujillo García
agosto 14 de 2012
2012-08-14 03:14 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67f8a11c9.png

A pesar de algunas noticias negativas que hemos recibido en los últimos días, el grito de ¡Viva Colombia! se escuchó reiteradamente en todos los rincones del país.

Por fortuna, esa manifestación de patriotismo fue la expresión del orgullo colectivo que nos unió para celebrar el éxito de los deportistas que representaron a nuestro nación en los Juegos Olímpicos.

Jamás se habían obtenido tantas medallas ni el puesto en la clasificación general que se logró.

Por eso, el júbilo de todos superó el malestar de los malos momentos, cargó el ambiente con expresiones de esperanza e hizo posible que los colombianos volviéramos a estar unidos alrededor de nuestra bandera y el himno nacional.

En Londres, quedó atrás la timidez, se probó que es posible avanzar hacia el grupo de los mejores, y, en la mente de todos, se grabaron imágenes que no se borrarán de la memoria nacional.

Todo lo que sucedió en los Olímpicos es bueno para Colombia.

Se triunfó en distintas disciplinas, fue posible llegar hasta la final en deportes en los que no nos habíamos destacado nunca, hubo demostraciones de capacidad física y una personalidad individual arrolladora.

Cuando se llega a los Olímpicos, lo que se pone a prueba no son solo las aptitudes individuales de los competidores.

El significado de la participación en estos juegos trasciende el despliegue de las habilidades personales; se mide el grado de compromiso de los Estados con el deporte y el apoyo que se le da.

En fin, se evalúa la política pública en esta materia.

En los próximos días, no se repetirán los debates que tradicionalmente se han dado en Colombia después de cada versión de los juegos, mediante los cuales se le hacían severas críticas a los gobiernos de turno por el bajo rendimiento de nuestros deportistas. Tampoco se escucharán voces pidiendo el cambio del Director de Coldeportes, en señal de castigo, como ha sido usual en el pasado.

Pero no solo se oirán aplausos.

Es natural que se exprese la satisfacción de todos por los resultados que se obtuvieron, se escuchen los elogios y a las medallas logradas se sumen las condecoraciones nacionales.

Empero, esas justificadas y merecidas expresiones de júbilo deben acompañarse de reflexiones acerca de cuánto más se habría logrado si el apoyo al equipo que nos representó hubiera sido mayor.

No se trata, de ninguna manera, de desconocer el éxito, sino de iniciar inmediatamente la preparación para los próximos juegos.

Así es como se progresa en materia deportiva.

Las figuras olímpicas se forman con esfuerzos de años, que correspondan a la ejecución de políticas diseñadas con ese propósito.

En Londres se demostró que tenemos una materia prima de primera categoría. Ahora, lo que hay que hacer es seguir avanzando en la preparación de los campeones del futuro. Mientras tanto, gracias a nuestros deportistas por la gloria que le dieron al país. ¡Viva Colombia!

Carlos Holmes Trujillo García

Exministro y exembajador

carlosholmestrujillog@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado