Carolina Piñeros O.

El dolor invisible de nuestra infancia

Rompamos el círculo de violencia y hagamos que nuestros niños y niñas respeten las diferencias.

Carolina Piñeros O.
POR:
Carolina Piñeros O.
noviembre 27 de 2007
2007-11-27 11:08 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c612f3dc8a0.png

Parece que el ser adultos nos hace olvidar el dolor que de niños nos aterraba. Así que cuando nuestro hijo dice que se siente maltratado o no quiere volver a algún sitio, subestimamos el hecho y damos la fórmula que creemos efectiva: "no te dejes, enfréntalo, dile al profesor". O peor, no hacemos seguimiento a su estado de ánimo, a los amigos, a lo que originó su queja.

Seguramente pensamos: "yo también pasé por eso", olvidamos cuando fuimos víctimas de la intimidación por un compañero más popular, fuerte o poderoso, en la lógica infantil. Muchas veces observamos la injusticia reiterada, sin preguntarnos por sus consecuencias o fuimos victimarios y ahora estamos con miopía e indiferencia, permitiendo que ocurra con nuestro propio hijo o hija. Es cierto que no debemos intervenir en la solución a todos sus problemas, pero tampoco podemos subestimar lo que puede estar pasando. Algunos adultos, usualmente padres y madres que han retirado a sus hijos del colegio para ayudarles a recuperar estima por sí mismos y por la vida, están buscando aliados para que seamos muchos los conscientes del problema y busquemos cómo dejar mejores personas al país.

Debemos promover en las escuelas el respeto al otro y no tolerar la intimidación en ninguna de sus modalidades: verbal, psicológica, social, física, sexual. Rompamos el círculo de violencia y hagamos que nuestros niños y niñas respeten las diferencias y que la justicia, el respeto y la convivencia se den desde el aula. Habrá que dar un mensaje claro a nuestros hijos: "no está bien maltratar o dejar que otros maltraten", propiciemos ambientes de paz donde se da esta intimidación: recreo, bus, Internet, celular y aún, nuestra casa. Padres, educadores, medios de comunicación, autoridades, podemos impedir que quienes están a nuestro cargo tengan el rol de víctima, victimario u observador indiferente. Sobre la intimidación escolar hasta ahora se empieza a hablar y se ha hecho poco por prevenirla, entre otras, porque hasta ahora conocemos sobre su impacto en la violencia, las drogas o el suicidio.

En Colombia, el liderazgo en este tema lo ha tomado el Departamento de Psicología de la Universidad de los Andes, en cabeza de Enrique Chaux. Con él, padres y madres de Red PaPaz, venimos buscando soluciones y explorando iniciativas de instituciones que han querido desarrollar programas de prevención, como el que ha iniciado The English School. Esperamos acompañar el interés de este y de otros colegios por prevenir y desarrollar un modelo enmarcado en los lineamientos del Ministerio de Educación, con el fin de llegar a muchas instituciones educativas de nuestro país.

Poner el tema de la intimidación escolar en la agenda, unir esfuerzos y trabajar en la búsqueda de soluciones que permitan educar a nuestros hijos en la cultura de paz que tanto necesita Colombia, fueron los objetivos del foro sobre Prevención y Manejo de la Intimidación Escolar en la Universidad de Los Andes. 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado