Cecilia López Montaño
análisis

¿Y las declaraciones de renta?

El debate sobre el acelerado enriquecimiento de estos jóvenes emprendedores continúa y no logra aclarar episodios como la zona franca de Mosquera.

Cecilia López Montaño
POR:
Cecilia López Montaño
abril 25 de 2018
2018-04-25 09:33 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb6812ee3de.png

Los colombianos fuimos testigos de una de las escenas más bochornosas que se han dado en el recinto del Senado de la República. Se trata del expresidente y actual senador Álvaro Uribe Vélez, fuera de sí, vociferando como un desesperado y atacando al también senador Carlos Fernando Galán, quien, a raíz de un debate sobre el POT, trajo a colación un hecho que todo el país conoce: el famoso caso de la zona franca en Mosquera en cuya negociación estos jóvenes emprendedores se convirtieron en millonarios.

El país conoce los arranques de ira de Uribe cada vez que alguien toca uno de los casos que involucran a miembros de su familia, pero este episodio donde el presidente del Senado tuvo que bajarse de su puesto para impedir que el senador Uribe y miembros femeninos de su bancada, continuaran con esa escena deplorable, nunca se había visto. La imagen del senador Galán en actitud defensiva ante el nivel de los ataques que estaba recibiendo, es absolutamente inaceptable.

Como si faltara información, Daniel Coronel, en su última columna en la revista Semana, documenta este caso con toda clase de pruebas que dejan en evidencia que las acusaciones del senador Galán tienen fundamentos. La respuesta de los hijos de Uribe ha sido bastante débil, de manera que queda en el ambiente una sensación preocupante sobre el comportamiento de estos dos delfines del congresista con mayores votos en las últimas elecciones para Senado. Es decir, no se trata de los hijos de un miembro más del Congreso de, sino del mayor líder político del país.

Como la recurrencia de este debate continúa, es evidente que no se ha aclarado las acusaciones sobre la actuación de los hermanos Uribe. Por ello es bueno recordar que en el debate que se realizó en el Senado, cuando el Partido Liberal era de la oposición al último periodo del entonces presidente Álvaro Uribe, en una intervención de miembros del partido se le solicitó al presidente Uribe que mostrara las declaraciones de renta de sus hijos. Para ser justos se mostraron dichas declaraciones de los hijos de quien hacía esa petición. Ni en ese momento, en medio de un debate sobre la famosa zona franca de Mosquera y el papel de los hijos del presidente, ni después, se han logrado conocer estas declaraciones de renta.

Como el debate sobre el acelerado enriquecimiento de estos jóvenes emprendedores continúa y no logra aclarar episodios como este de la zona franca, nada más pertinente que mostrar ahora esos documentos para que quede a la luz de todo el mundo la forma como han llegado a ser tan importantes empresarios. En su momento, por razones que no se han aclarado suficientemente, no se respondió a esa solicitud, y con este error lo único que se ha logrado es que el tema se vuelva a plantear cuando se trata del caso de los POT, que han dado lugar a múltiples abusos que han enriquecido a muchos, especialmente en municipios del departamento de Cundinamarca. El senador Galán viene haciendo esas denuncias basadas en sus investigaciones sobre hechos concretos.

Para evitar que el senador Uribe vuelva y pierda sus estribos y ofrezca tan deprimente y repudiable espectáculo, es bueno traer a colación la necesidad de conocer las declaraciones de renta de sus hijos y someterlas a un análisis pertinente por parte de quienes corresponde. Cuando el padre es un personaje público no solo se obtienen ventajas, muchas de esas lícitas como por ejemplo ser más reconocidos que los hijos de quienes no son líderes. Pero también exige una absoluta transparencia en las actuaciones de los miembros de su familia, particularmente de sus hijos; en especial si estas involucran decisiones tomadas por un gobierno cuya cabeza es el padre. Esta es la realidad que es innegable en el caso de la Zona Franca de Mosquera.

Nada mejor para despejar la duda que persiste sobre si han sido los privilegios de ser hijos de un presidente, las razones de su riqueza, que mostrar cómo se ha hecho, cómo se ha construido su capital. Es fundamental aclarar, para evitar malos entendidos, que no es un pecado ser rico, ni mucho menos, siempre y cuando el camino, que se sabe es largo y culebrero, no se haya acortado haciendo uso de medios no transparentes. Por consiguiente, para cerrar este capítulo aún poco claro, es fundamental insistir en que los hijos de expresidente y actual senador Álvaro Uribe Vélez, muestren de una vez por todas, sus famosas declaraciones de renta. Dejar abiertas esas dudas, seguirá siendo fuente de altercados como el que acaba de suceder en el recinto del Senado, donde estos espectáculos jamás deberían darse porque se trata nada menos que del seno de la democracia colombiana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado