César Caballero Reinoso
CÉSAR CABALLERO REINOSO

La reacción de la industria

Hay mayor participación de la producción nacional en el mercado interno, lo cual se refleja en la caída del 29,1 % de las importaciones industriales.

César Caballero Reinoso
Opinión
POR:
César Caballero Reinoso
marzo 30 de 2016
2016-03-30 09:40 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb68470a5ce.png

Según el Dane, Fedesarrollo y la Andi, la industria está mostrando una significativa y consistente mejoría en casi todos sus indicadores.

La producción, las ventas y el empleo están aumentando. Si bien el comportamiento no es similar en todos los sectores, sí es importante resaltar que 24 de los 39 medidos por el Dane muestran avances significativos.

Según Fedesarrollo, el volumen de pedidos de la industria está en su nivel más alto desde el 2007, así como la utilización de capacidad instalada, con los mejores números de los últimos ocho años; además las existencias han bajado.

La explicación a esta situación la encontramos en el mercado interno, pues las exportaciones industriales están cayendo al 17,6 por ciento, mientras las importaciones lo hicieron a un ritmo del 29,1 por ciento. Son varias las explicaciones.

La primera y más clara es la puesta en funcionamiento, por fin, de Reficar, lo cual le da un fuerte impulso a la refinación de petróleo y mezcla de combustibles, que muestra crecimientos del 26,6 por ciento.

Pero hay otros 23 sectores que también están creciendo, con indicadores muy importantes en bebidas, ensamblaje de vehículos, productos no metálicos y farmacéuticos.

La segunda explicación se relaciona con la tasa de cambio. Los industriales no pueden reaccionar a la velocidad que el gobierno y algunos analistas quisieran. Se necesita tiempo para hacer los ajustes a una de las variables centrales para el comportamiento industrial: a una mayor tasa de cambio, la competencia por el mercado interno se vuelve más favorable para los productores nacionales y se empiezan a abrir nuevas oportunidades, o recuperar algunas pérdidas, en los mercados internacionales.

Lo primero que sucede en el tiempo es una mayor participación de la producción nacional en el mercado interno, lo cual ya está pasando y se refleja en la caída del 29,1 por ciento de las importaciones industriales.

Lo segundo que ocurre con la tasa de cambio es la posibilidad de aumentos en las exportaciones, pero eso requiere de más tiempo y de mucho esfuerzo por parte de los empresarios: esto todavía no está aconteciendo.

La tercera explicación tiene que ver con la demanda interna. Estamos viendo signos claros de deterioro del consumo de los hogares: aumento del desempleo y deterioro en la confianza de los consumidores.

También es claro que el sector público está perdiendo dinamismo con el recorte anunciado por el Ministro de Hacienda y la parálisis en las inversiones públicas locales por el cambio en las alcaldías y gobernaciones.

Entonces, ¿qué está impulsando la demanda interna de productos industriales? Es una incógnita para la cual no tengo una buena respuesta, y vale la pena indagar sobre el tema, pues la industria sí esta reaccionando positivamente y esa producción se está vendiendo.

*Director de Cifras y Conceptos
ccaballero@cifrasyconceptos.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado