César Caballero Reinoso
columnista

Tres fuentes de incertidumbre del 2017

La economía colombiana sigue siendo fuerte y dinámica, y eso es positivo, pero continúa con una gran cantidad de asuntos sin resolver. 

César Caballero Reinoso
Opinión
POR:
César Caballero Reinoso
enero 22 de 2017
2017-01-22 07:03 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb68470a5ce.png

Este año será difícil. No comparto el optimismo del gobierno, creo que el crecimiento será, en el mejor de los casos, similar al del 2016, y lo más probable inferior al 2 por ciento. La existencia de tres frentes de incertidumbre que, por lo menos durante el primer semestre, tendrán muy nerviosos a los agentes económicos.

La primera es la reforma tributaria, aprobada en el último momento y cuyas consecuencias no parecen claras. De ella puedo afirmar que no es estructural, y desde ya es clara la necesidad de volver a discutir otra a finales del 2018 con el nuevo gobierno. Era necesaria para corregir lo mal que quedó la del 2014 y aumentar los ingresos, básicamente con el IVA y el impuesto sobre utilidades. Parece haber incluido algunos elementos importantes de técnica tributaria, pero apenas hoy los especialistas empiezan a entender sus implicaciones y explicárselas a los empresarios.

El segundo frente de incertidumbre es el inicio del gobierno de Donald Trump en Estados Unidos. Todo nuevo mandato genera cambios, y por lo mismo nerviosismo en los agentes económicos. Sin embargo, en este caso las dudas son mayores, pues si bien el Presidente intentará cumplir con sus promesas de campaña, no es claro cómo lo hará y mucho menos sus consecuencias. En particular, los temas de libre comercio, la regulación migratoria y la forma como EE. UU. se involucra en la ‘guerra contra las drogas’ y los distintos conflictos, generará muchos cambios en la manera como esta potencia se relaciona con nosotros.

El tercero es la implementación normativa de los acuerdos del proceso de paz en Colombia. El llamado fast track, será utilizado y cambiará muchas de las reglas del juego, particularmente en el sector agropecuario, y eso tendrá implicaciones importantes sobre la economía del país. Por ello, creo que la economía en el primer semestre tendrá un freno en su actividad y hará que las iniciativas de inversión y expansión productiva sean muy lentas y prudentes. Eso no implica que la economía vaya a desbarajustarse, pero sí vendrán momentos difíciles, y este será el año para completar el ajuste económico.

La inflación muestra signos positivos y con ello una fuente de riesgo ha sido controlada. Pero no era la única. El tema fiscal sigue sin resolverse, en el frente externo seguimos con un déficit alto en la cuenta corriente, y no es de extrañar que el desempleo empiece a mostrar problemas serios.

La economía colombiana sigue siendo fuerte y dinámica y eso es positivo, pero continúa con una gran cantidad de asuntos sin resolver. El principal es el fiscal –que sigue necesitando una reforma tributarias seria–, así como afrontar el tema pensional, la consolidación de una mejor infraestructura y un sistema de justicia que resuelva los conflictos sociales. Todo ello para aumentar la productividad del aparato productivo.

Lamentablemente, Santos ya no resolvió estos temas en su gobierno. Logró la paz con las Farc, y eso es muy importante, pero no suficiente. Esperemos que la campaña presidencial –que ya ha empezado, ha anunciado el retiro de Germán Vargas en marzo–, nos permita discutir nuevas ideas y propuestas para viejos males de nuestro país.

César Caballero Reinoso*
Director de Cifras y Conceptos
ccaballero@cifrasyconceptos.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado