César Caballero Reinoso

El cambio de horario en el distrito

César Caballero Reinoso
POR:
César Caballero Reinoso
octubre 05 de 2012
2012-10-05 03:33 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb68470a5ce.png

Cambiar la jornada laboral a un buen volumen de empleados del distrito me parece una iniciativa acertada del alcalde Petro.

Su implementación debe considerar algunas flexibilidades y ajustarse al observar su funcionamiento diario.

El caótico tráfico de la ciudad no tiene soluciones fáciles.

Existe un rezago en la infraestructura vial y no hay una oferta de calidad en el transporte público.

Las medidas de pico y placa ya muestran agotamiento, y, por ello, se requieren propuestas audaces y creativas, donde no todos quedarán contentos.

El cambio en la jornada laboral de los empleados públicos parece moverse no sólo en la lógica de buscar alternativas a las actuales limitaciones de movilidad de la ciudad, sino que implicaría darle una dinámica distinta a Bogotá durante las noches.

Entre las 10 p.m. y las 4 a.m. pasan cosas en la ciudad y podrían adoptarse medidas para que el uso de las vías aumente en dicho tiempo. Hay alternativas que podrían ser convenientes, no solo para la movilidad, sino también para lograr mejoras en la seguridad, en la productividad de ciertos sectores y mayor cantidad de gente en los espacios públicos a dichas horas.

Listo algunas de ellas:

El mantenimiento de las vías mediante intervenciones inferiores a las 8 horas, como tapar algunos huecos, realizar las demarcaciones y la evaluación de su estado; la poda y conservación de los árboles de la ciudad por parte del Jardín Botánico; la revisión y cambios del alumbrado público que hace la EEB; la limpieza de las alcantarillas y caños realizada por el acueducto; la distribución de los recibos públicos domiciliarios y los formularios de impuestos.

Todas son actividades del distrito en las cuales sus funcionarios y contratistas podrían adaptarse a un horario nocturno.

Esto no solo aliviaría el tráfico durante el día, sino que también haría más productivas dichas actividades.

Una parte del sector privado podría también usar esta jornada. Los grandes hipermercados pueden recibir sus productos en horarios nocturnos, como de hecho sucede en las grandes ciudades del mundo.

El sector bancario podría realizar una parte importante de su distribución y recolección de efectivo en estos horarios. Hoy las compañías de seguridad mueven sus camiones, estacionan en las vías principales y obstruyen el tráfico durante el día.

Si lo hacen de noche tendríamos mayor vigilancia en dicho periodo, les rendiría más y sería más seguro para todos.

Finalmente, nombrar un secretario de despacho con funciones de ‘alcalde nocturno’ junto a un grupo de funcionarios del distrito, con horario entre las 10 de la noche y las 4 de la mañana, podría ser otra opción para dinamizar y formalizar lo que sucede en la ciudad y así aumentar la movilidad y gobernabilidad del distrito.

César Caballero Reinoso

Director de Cifras y Conceptos

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado