César Caballero Reinoso

Neveras y lavadoras

César Caballero Reinoso
POR:
César Caballero Reinoso
abril 22 de 2013
2013-04-22 11:31 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb68470a5ce.png

Propongo un plan para modernizar las neveras y lavadoras de todo el país. El Plan Nacional de Desarrollo ya contempla un programa de uso racional y eficiente de energía, en el cual se prevee la sustitución de bombillos y electrodomésticos antiguos por unos más eficientes.

De esta forma, la asignación de recursos públicos a dicha actividad es posible.

Según la Encuesta de Calidad de Vida, el 52 por ciento de los hogares colombianos posee una lavadora y el 79 por ciento, una nevera. Una asociación entre las empresas de servicios públicos, las alcaldías y el Gobierno Nacional debe hacer posible llegar a coberturas del 90 por ciento en ambos casos, y lograr que el promedio de antigüedad no sea superior a los cinco años.

Si esto se acuerda con los productores nacionales como un programa de estímulo a la industria para la protección y promoción del empleo, es una meta que podemos lograr en los próximos cinco años.

Usando la información de estratificación, podrían subsidiarse al 80 por ciento de su valor para los hogares en estrato 1, al 60 por ciento para aquellos ubicados en estrato 2 y al 50 por ciento en estrato 3. Para los demás hogares, puede funcionar el sistema de crédito, hoy en marcha, por medio de la factura de energía eléctrica, con un subsidio sobre la tasa de interés.

EPM financió computadores en un programa de hace algunos años, y actualmente tenemos sistemas de financiamiento para electrodomésticos EEB.

Varios autores han demostrado, Guillermo Rudas, entre ellos, que las neveras viejas son el electrodoméstico con mayor gasto de energía y el más dañino con el medio ambiente. Reemplazarlas en los hogares de ingresos bajos tendría, entre otros beneficios, una racionalización del consumo de energía que hoy subsidiamos.

La mayor parte de las neveras que hoy tienen los hogares colombianos tiene más de seis años de uso, y muchas superan los quince.

El caso de las lavadoras, no solo logra ahorro en el consumo de agua y energía, sino que tiene consecuencias positivas en términos de equidad de género.

En un hogar de ingresos bajos, adquirir una lavadora libera cerca de cuatro horas semanales, esencialmente de las mujeres. Hans Roseling, en una extraordinaria conferencia que puede ser vista en www.ted.com, muestra el poder transformador de las lavadoras en la vida de los más pobres, particularmente en las mujeres.

Este sería un programa de promoción y equidad social, con beneficios directos para las mujeres, de protección del medio ambiente, mejora de las finanzas públicas, menor consumo de energía eléctrica subsidiada y promoción a la industria nacional y al empleo.

César Caballero R.

Director de Cifras y Conceptos

ccaballero@cifrasyconceptos.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado