Un nombre para cuidar

¿Se ha puesto a pensar qué pasa con su reputación cuando publica en las redes sociales?

Dan Gertsacov
POR:
Dan Gertsacov
mayo 15 de 2012
2012-05-15 12:52 a.m.

Alguno de ustedes, fervorosos consumidores de las redes sociales, ¿se ha puesto a pensar qué pasa con su reputación cuando toma la decisión de publicar, compartir o decir cualquier cosa en Facebook, Twitter o LinkedIn?

Cree que, por no ser famoso, reconocido o importante para un número considerable de cibernautas, tratar positivamente su reputación no es relevante? Es más, ¿como ciudadanos comunes y corrientes pensamos, a la hora de usar las redes sociales, en nuestra reputación?

No sé si estas preguntas se las hayan hecho y contestado los millones de usuarios que usan las redes sociales en el mundo y, en particular, en Colombia. Lo que sí sé, en parte por mi experiencia en la industria de la tecnología - fui el responsable del crecimiento y desarrollo de las operaciones de Google en la región Andina, Centroamérica y el Caribe - es que el uso diario y constante de estas nuevas formas de comunicación son un medidor de la forma en la que todos queremos ser vistos. En últimas, son herramientas para sustentar nuestra reputación y buen nombre como individuos.

Así como nos afecta o complace lo que alguien reconocido o famoso publica, para comunidades más pequeñas, la forma como alguien decide mostrarse en las redes también pasa por la novedad, el disgusto o el rechazo de quienes los siguen o leen. Los millones de usuarios utilizan las redes sociales para decir las cosas que no se atreven o no quieren decir en otro escenario pero que son importantes y relevantes, para evidenciar lo ‘populares’ que pueden ser dentro de un grupo social determinado o, simplemente, para compartir con su círculo de confianza las alegrías, tristezas, triunfos y retos.

Con cada información publicada en las redes sociales se da un paso más en la construcción de la reputación, del buen nombre de los usuarios tanto en la virtualidad como en la vida real. Así como los conocidos y famosos deben cuidar su perfil público, el ciudadano común y corriente debe entender que del manejo confiable, honesto y con criterio de la información que hace pública puede depender cuestiones tan importantes como la consecución de un nuevo empleo, la facilidad de tener un crédito para cumplir sus sueños y expectativas, conocer al amor de su vida o simplemente ampliar su círculo social.

Las redes sociales son formas reales, cercanas y cotidianas de construir tejidos de confianza que avalen la reputación, el buen nombre, de todos los que a diario nos relacionamos desde ellas.

Ya es bien conocido por todos que compañías, políticos, funcionarios públicos, entidades gubernamentales, ONG, celebridades y hasta personajes de caricaturas se comuniquen con sus públicos por medio de las redes sociales.

Ellos, los famosos y conocidos, entienden la mayoría de veces que el uso de las redes define, en parte, su reputación y posicionamiento. Es más, parte de su estrategia de comunicación se basa en esta interacción. ¿Nosotros pensamos lo mismo? ¿Tenemos una estrategia de posicionamiento como individuos? ¿Sabemos que el uso que le damos a las redes sociales nos ayuda a tener más beneficios para nuestra vida?

No solo los famosos y conocidos públicamente tienen reputación. Todos tenemos un nombre que cuidar y las redes sociales son una nueva forma para hacerla un activo más del perfil de cada persona tanto en la virtualidad como en la vida real.

DAN GERTSACOV
CEO LENDDO COLOMBIA

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado