Ricardo Ávila
Editorial

A la espera de mejores días

Los resultados de Ecopetrol muestran que la empresa ha podido recortar costos y ampliar márgenes, pero los desafíos persisten.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 16 de 2016
2016-11-16 08:47 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Ni bien ni mal. Así podría resumirse la opinión de la mayoría de los analistas que en las últimas horas se pronunciaron con respecto a los resultados financieros trimestrales de Ecopetrol, la compañía de mayor tamaño en Colombia. El veredicto neutral es consecuencia de cifras que sorprendieron positivamente, combinadas con otras que decepcionaron.

Para comenzar, vale la pena recordar que la empresa obtuvo ventas superiores a los 12 billones de pesos entre julio y septiembre, lo cual le da un acumulado de 34,4 billones en los nueve primeros meses del 2016. Si bien tales números representan un retroceso frente a lo visto en el ejercicio pasado, la tendencia es menos inquietante por cuenta del comportamiento de los precios internacionales del petróleo y de la mejora observada en la producción de crudo.

Tal vez lo más destacable es que el margen de utilidad antes del pago de intereses, impuestos y depreciación subió al 40,1 por ciento, un nivel considerado como saludable. Llegar a ese punto en un escenario global adverso es significativo, pues implica que el conglomerado conserva fortalezas que más de uno puso en duda.

Buena parte de lo conseguido en ese frente se explica por la puesta en marcha de un ambicioso programa de reducción de costos que, a la luz de lo observado, rinde sus frutos. De acuerdo con lo dicho por el Presidente de Ecopetrol, las economías en los últimos 18 meses ascienden a 3,3 billones de pesos, mientras que este año se alcanzó la meta proyectada para el 2018.

Los ajustes tocan los más diversos temas. En la lista están la renegociación de casi 4.000 contratos, el remplazo de los taladros existentes por otros de tecnología más reciente, la reducción en el uso del diluyente a la hora de transportar los crudos pesados, el recorte en el número de contratistas y la suspensión de la remuneración variable a los empleados. A diferencia de la época de la bonanza, se insiste en la austeridad, debido a lo cual hay un plan de negocios que busca mejorar la rentabilidad en un escenario de precios de 50 dólares por barril.

La situación de caja mejoró de manera fundamental, si bien hay que tener en cuenta que la deuda supera los 52 billones de pesos

COMPARTIR EN TWITTER

Con base en lo obtenido, la administración afirma que ahora existe el espacio para concentrarse en volver a perforar pozos con lo que el grupo podría llegar a vender unos 800.000 barriles diarios en el 2020, 85.000 por encima de la cifra actual que, a su vez, supera con holgura la de junio. Además, está la intención de aumentar la exploración, algo crucial para una compañía, cuya debilidad más grande se encuentra en sus limitadas reservas petroleras. Hay esperanzas en el gas que se encontraría en la zona del Caribe, pero todavía estas existencias no se han confirmado.

A menos que las circunstancias en el mercado mundial cambien de manera radical, todo apunta a que Ecopetrol deberá seguir en modo defensivo durante un buen tiempo y que la llegada de las ‘vacas gordas’ aún se demora. Desde el punto de vista financiero, es alentador que la situación de caja haya mejorado, permitiendo prepagar un crédito por casi un billón de pesos, pero no hay que olvidar que las deudas de largo plazo suman unos 52 billones de pesos o 17.894 millones de dólares, para ser exactos. Pensar que pronto volverá el día de repartirles dividendos a los accionistas es ilusorio, si se trata de actuar en forma responsable.

Por otro lado, hay que prestarle atención a la marcha de proyectos clave. Cenit, que agrupa los oleoductos y cuyas utilidades opacan a las de otros segmentos del conglomerado, experimentó un deterioro en sus números. Más inquietante incluso es Reficar, con pérdidas acumuladas por casi 1,6 billones este año y márgenes negativos importantes que ameritan un examen a fondo. Mientras esas cifras no den la vuelta será imposible emitir un parte de plena tranquilidad sobre una empresa que, a pesar de haber superado desafíos enormes, está a la espera de la llegada de mejores días.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado