Se acaba el cuarto de hora | Editorial | Opinión | Portafolio
Ricardo Ávila

Se acaba el cuarto de hora

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 25 de 2013
2013-07-25 03:52 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Quienes creían que América Latina había entrado en los últimos años por una senda de rápido crecimiento han vuelto a encontrarse de frente con la realidad. Esta consiste en un ritmo a media marcha que se compara favorablemente con el de los países industrializados, pero que es muy inferior al de otras economías emergentes. De seguir las cosas como van, las esperanzas de que la región dé un salto definitivo hacia el progreso volverán a quedar aplazadas hasta una próxima oportunidad.

En pocas palabras, tal es la conclusión que surge del análisis hecho por la Cepal, dado a conocer ayer, y en el que se afirma que esta parte del mundo tendrá en el 2013 un desempeño muy similar al del año pasado, con un aumento de apenas 3 por ciento en su Producto Interno Bruto. Es verdad que en ese promedio la situación de Brasil y México tiene una gran influencia, pero, en general, el veredicto es que las cosas ya no pintan como antes en ninguna parte.

La razón de que eso sea así tiene que ver con un contexto internacional complejo, pero sobre todo con la incapacidad de romper cuellos de botella conocidos. En lo que hace al primero, no hay duda de que la recesión en Europa, el lento avance de Estados Unidos y la ralentización de China llevan a que el viento sople más en contra que a favor.

El principal motivo es que las cotizaciones de los productos primarios que exportan las naciones latinoamericanas han bajado, y eso impacta no solo la disponibilidad de recursos externos, sino también los ingresos fiscales que sirven para financiar el gasto público. A lo anterior hay que agregar que los montos recibidos por remesas han disminuido -debido al impacto de la crisis sobre quienes emigraron a otras latitudes-, así como los correspondientes al turismo.

Ante lo ocurrido a nivel global, la esperanza ha sido que la demanda interna sirva para mover la maquinaria. No obstante, a pesar de que el desempleo se mantiene en niveles históricamente bajos para la región -por debajo del 6,5 por ciento- no muestra indicios de disminuir más, lo cual se complementa con incrementos salariales moderados. Así las cosas, la capacidad de consumo sigue presente, pero no da pie a esperar que tenga un comportamiento estelar.

De cara a ese diagnóstico, la opción para América Latina es dejar las cosas como están y resignarse a un ritmo de crecimiento mediocre -entre el 3 y el 4 por ciento anual- o buscar la manera de poner el pie en el acelerador. Al respecto, la Cepal señala que el gran desafío es todavía la mejora en la productividad, un propósito que depende de una mayor inversión en infraestructura, de hacer reformas en múltiples campos y de promover una base productiva más amplia.

Adicionalmente, el organismo subraya que la expansión del consumo no debe ser el combustible de los aumentos en el PIB, sino la inversión y los incrementos en las exportaciones netas. Una política más decidida en ese sentido debería generar un cambio estructural más balanceado y con mayores encadenamientos.

Conseguir semejante objetivo no es sencillo y requiere de la cooperación de los sectores público y privado. También es necesario un buen manejo macroeconómico, así como políticas específicas dirigidas a mejorar la calidad de la educación y la capacidad de innovación.

Frente a tales desafíos, Latinoamérica cuenta con elementos a su favor. La región aún tiene buen acceso a los mercados financieros mundiales, un nivel de deuda moderado y pudo manejar la bonanza con más responsabilidad que en otras ocasiones.

Sin embargo, la lista de tareas por hacer es larga, mientras es evidente que las circunstancias más favorables no se aprovecharon a tiempo ni plenamente. El diagnóstico puede hacerse extensivo a Colombia, que ha sido lenta para resolver los temas pendientes y tiene que pellizcarse si no quiere que se le pase su cuarto de hora.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @rvilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado