Ricardo Ávila

El acertijo más difícil

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 11 de 2014
2014-09-11 05:20 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Cuando se le da una mirada a los desafíos que enfrentará el mundo en los próximos años, de acuerdo con los escenarios que plantean quienes otean el futuro, es evidente que la lista es larga. Los retos principales no solo incluyen preocupaciones relacionadas con la seguridad y el terrorismo, sino también con el calentamiento global, los desastres naturales, los movimientos migratorios, el extremismo religioso y las rápidas tasas de urbanización que se ven sobre todo en África y Asia.

En materia económica, el obstáculo es asegurar una senda de crecimiento sostenido que garantice que la mejora que se ha visto en las naciones emergentes a lo largo del presente siglo se consolide, mientras las industrializadas logran recuperar el camino perdido tras la crisis financiera internacional que estalló en el 2008 y cuyos efectos aún se perciben en Europa. Si bien el peor escenario se pudo evitar y la debacle bancaria que algunos pronosticaron no se produjo, la recuperación ha sido tímida, por lo cual el planeta anda a media máquina.

La falta de un buen ritmo productivo es la que abre un gran signo de interrogación sobre un asunto del cual depende, en gran medida, el bienestar y la estabilidad de las más diversas sociedades. Se trata, por supuesto, del empleo, el acertijo más difícil de resolver para cualquier Gobierno.

Así lo señala un reporte que viene de salir a la luz pública y cuyos autores son los técnicos de la Ocde, la OIT y el Banco Mundial.

Dirigido a una reunión de ministros que por estos días tiene lugar en Australia, el estudio afirma que en las naciones más grandes hay una brecha en la generación de puestos de trabajo que se ve difícil de cerrar.

Si se tratara de conseguir el pleno empleo en el G-20, habría que crear unos 115 millones de vacantes, algo que, más que difícil, es imposible. Pero también es una tarea titánica llegar a una fracción de esa cifra, a menos que se dé un cambio sustancial en las condiciones actuales. El parte es inquietante especialmente para los jóvenes, cuya tasa de desocupación supera niveles del 50 por ciento en España o Suráfrica y es de doble dígito en la mayoría de los países, sean ricos o no.

Frente a ese diagnóstico, la única salida es conseguir que la demanda se incremente, lo cual es mucho más fácil de decir que de hacer. Para las entidades mencionadas, la clave reside en tres elementos: el consumo doméstico, la inversión y el gasto gubernamental. Si hay confianza, todos interactúan de forma positiva, dando lugar a un círculo virtuoso. Si no, se entra en una espiral de la cual es muy difícil salir. Para que la rueda gire hacia adelante de manera sostenida, es indispensable actuar también en temas como la educación, el entrenamiento, la innovación o la mejora en la distribución del ingreso.

Tales consejos son útiles para Colombia, así no exista un sentido de verdadera urgencia. El motivo es que en el país la tasa de desempleo ha venido descendiendo de manera ininterrumpida en los últimos años y que nuestro promedio es inferior al europeo.

Sin embargo, los datos más recientes muestran que la población ocupada viene creciendo a un ritmo menor que el de hace unos meses. Un cambio de viento súbito puede ocasionar que parte de lo ganado hasta ahora se pierda, ante lo cual es mejor una actitud preventiva que reactiva.

En consecuencia, es definitivo no borronear la plana. Aunque bien intencionadas, algunas de las reformas que se plantean en materia de legislación laboral pueden ser contraproducentes. No menos importante es el requisito de conseguir que la construcción se consolide como el sector líder de la economía y que los proyectos anunciados se concreten cuanto antes. Por eso resulta positivo que en el presupuesto del próximo año se haya aumentado la partida para la inversión, pues un sector público que haga lo que le corresponde, también contribuye a que haya más trabajo.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado