Ricardo Ávila
Editorial

Aguantando el chaparrón

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
marzo 31 de 2016
2016-03-31 10:48 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Desde hacía varios días los analistas estaban enfrascados en una discusión sobre cuál sería la tasa de desempleo en febrero, después de que los resultados de enero fueran francamente malos. Y aunque pocos esperaban que el índice de desocupación en las áreas urbanas se mantuviera por encima del 14 por ciento –como sucedió en el comienzo del año–, el promedio de las apuestas era del 12,7 por ciento.

Debido a ello, la sorpresa resultó ser grande cuando el Dane reportó que dicho indicador fue del 10,3 por ciento en el segundo mes del 2016. La cifra muestra un ligero retroceso en comparación con la reportada para el mismo periodo del año pasado, que fue del 10 por ciento, pero dista tanto de lo que esperaban los expertos, que, de hecho, acabó siendo recibida como una excelente noticia. Incluso la foto mejora cuando se tiene en cuenta que en el total nacional, el guarismo ascendió al 10 por ciento, una décima más que en el 2015.

Sumado a lo anterior se encuentra que el deterioro es atribuible, en buena parte, a que una proporción mayor de colombianos salió a buscar puesto. Y aunque muchos lo encontraron, no todos lo lograron. A pesar de esto, aquello que los especialistas conocen como la tasa de ocupación, es la más alta desde cuando se comenzaron a llevar estadísticas mensuales a comienzos del siglo.

Más allá del éxito de unos y el fracaso de otros a la hora de hallar una plaza, lo importante es que la población ocupada subió en casi medio millón de personas a nivel nacional, y en 280.000 individuos para las 13 áreas metropolitanas más grandes, en comparación con igual lapso del 2015. Si en otras partes de América Latina tiene lugar una destrucción neta de empleos, eso no sucede en Colombia.

El parte de aceptable salud es clave para evitar que la situación de la economía se deteriore. Como es bien sabido, la razón principal por la cual el país crece más que sus vecinos es que el consumo interno evoluciona positivamente. En la medida en que la gente tenga trabajo y el ingreso familiar no sufra, la demanda local podrá sostenerse, así lo haga a un ritmo más lento que en las épocas de bonanza.

Y los datos disponibles sugieren que ese sigue siendo el caso. No solo las ventas de los almacenes crecen a un ritmo satisfactorio, en términos reales, de acuerdo con lo que dice el Dane, sino que la confianza entre los comerciantes sube. La encuesta que elabora Fedesarrollo afirma que el clima para esa categoría es el mejor desde mediados del 2014.

Lo anterior no quiere decir que el camino esté despejado. Cuando se mira el promedio móvil de los últimos tres meses, aparecen debilidades que merecen toda la atención del caso. En 16 de las 23 capitales más importantes, el desempleo va hacia arriba.
Especialmente inquietante es que dicha tasa se ubica en el 11 por ciento, en el caso de Bogotá, que por mucho tiempo estuvo en la parte baja de la tabla.

Por otro lado, es notorio el impacto de la destorcida petrolera en las zonas más apartadas. Los cálculos de Campetrol es que la depresión en el sector de hidrocarburos ha costado cerca de 60.000 plazas, entre empleados directos y contratistas. Y aunque en los números agregados el balance es positivo, también salta la vista que el renglón que más subió en febrero fue el de trabajador por cuenta propia, que es un sinónimo decoroso del subempleo.

Debido a ello, no es hora de cantar victoria ni de disminuir el nivel de alerta. Todo indica que en medio de un clima de desaceleración, mantener el desempleo en un dígito será un desafío muy grande, por lo menos durante este semestre. No obstante, las predicciones catastróficas que todavía hacen algunos profetas del desastre se ven menos factibles ahora. Y si las obras de infraestructura aceleran su velocidad y la confianza del público sube, pueden llegar sorpresas agradables para una economía que aguanta el chaparrón mejor de lo que se creía.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado