Ricardo Ávila
Editorial

La lucha es por el poder

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
mayo 09 de 2016
2016-05-09 06:51 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Incluso aquellos ciudadanos que se preocupan poco por el curso de la política han registrado que el nivel de pugnacidad reciente entre ciertos dirigentes parece haber alcanzado nuevos máximos. No es la primera vez que las colectividades que conforman la unidad nacional se enfrentan por los medios de comunicación. Aun así, los observadores señalan que las tensiones que ponen en peligro la cohesión de las fuerzas que, sobre el papel, apoyan al Ejecutivo, vienen en franco aumento.

Ello lo muestra el cruce de espadas que involucró principalmente al Partido Liberal y a Cambio Radical, con ocasión tanto de la escogencia de la terna de postulados al cargo de Fiscal General de la Nación, como con la designación de cerca de la mitad de los integrantes del gabinete ministerial y de altos funcionarios en la Casa de Nariño. En ambas ocasiones, la colectividad de la bandera roja expresó su descontento con la repartición de cartas hecha por Juan Manuel Santos.

En pocas palabras, los liberales consideran que el Presidente favorece de manera desproporcionada a su número dos, Germán Vargas Lleras. Bajo ese punto de vista, el ‘vice’ no solo tiene a su cargo las ejecutorias más importantes de la administración como son infraestructura y vivienda, sino que podría colocar a uno de los suyos a la cabeza del ente acusador, que cuenta con 30.000 empleados y unos tres billones de pesos anuales de presupuesto.

La preocupación ante ese supuesto sesgo está relacionada con el avance del calendario, pues cada vez queda menos para que comience en forma la carrera presidencial del 2018, en la cual cada bancada haría tolda aparte. El abanico de aspirantes es amplio, y si bien faltan todavía meses para que se destapen todas las cartas, la intensidad en las escaramuzas hace pensar que la confrontación va a ser larga e intensa.

En consecuencia, si el mandatario parece preferir a alguno sobre los demás, las quejas no se hacen esperar y los ataques tampoco. Vargas Lleras, para no ir más lejos, ha sido criticado de frente con el argumento de que su actitud hacia la paz es ambivalente, pues forma parte del Gobierno, pero no habla al respecto, a pesar de que los enemigos del proceso con las Farc se multiplican a medida que se acerca el término de las conversaciones en La Habana.

No obstante, más allá de entrar a evaluar las posiciones de uno y otro con miras hacia lo que puede pasar en las urnas dentro de dos años, hay inquietudes más cercanas. Una de ellas es cuál va a ser la actitud de los distintos partidos si el plebiscito que le daría su bendición a lo negociado en la capital cubana, sucede. Aunque no es vinculante, un triunfo del ‘no’ constituiría una derrota enorme para Santos, algo que propios y extraños saben perfectamente.

Más complejo tal vez es el escenario del Congreso. Contar con mayorías que le permitan sacar adelante sus principales propuestas es clave para la administración, sobre todo en la etapa del posconflicto.

Especialmente crucial es la suerte de la reforma tributaria, sobre la cual el Partido Liberal ya expresó sus reservas. Tanto la salud fiscal del país, como la credibilidad de la política económica en el ámbito local e internacional dependen de que los parlamentarios le den su luz verde a una iniciativa que todavía no está escrita, pero cuyos principales elementos son conocidos.

El objetivo central de la propuesta es reemplazar, en parte, lo que se perdió en rentas petroleras cuando terminó la bonanza, lo cual obliga a subir la carga impositiva. Sin embargo, la medicina es impopular, comenzando por un alza eventual del IVA.

Debido a ello, Santos necesita congregar a sus fuerzas para dar una batalla que será muy difícil. El riesgo es que si sus generales empiezan a pelear entre ellos, las posibilidades de ganar disminuyen, pues en la lucha por el poder todo vale. Incluyendo el riesgo de que los platos rotos los paguemos todos los colombianos.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado