Ricardo Ávila
Editorial

La cuenta por pagar

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
abril 13 de 2016
2016-04-13 09:44 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Abril no es solo el mes en el cual llegan las ‘aguas mil’, como bien dice el conocido refrán. También por esta época se vencen los primeros plazos fijados por las autoridades municipales para el pago del impuesto predial, y se ven igualmente las consecuentes protestas de la ciudadanía.

En la presente ocasión, los reclamos se han concentrado en Bogotá, en donde los habitantes de diferentes barrios se quejan de alzas exageradas en lo que están obligados a cancelarle al fisco distrital. Como es usual, los medios de comunicación muestran copias de cuentas de cobro y los encargados del asunto responden que hay mecanismos para revisar los incrementos desproporcionados.

Pero más allá de las polémicas puntuales, todo apunta a que las protestas volverán, unas veces aquí y otras allá. El motivo es que el gravamen se viene fortaleciendo como la principal fuente de recursos en pueblos y ciudades. En el 2015, lo recaudado por este concepto llegó a 6,3 billones de pesos, casi 10 por ciento más que en el año inmediatamente anterior.

Además, la caída de otras partidas que benefician a los entes territoriales –como es el caso de las regalías– debería llevar a más de una administración local a examinar la manera de sacarle más jugo a la naranja. De acuerdo con los conocedores del asunto, hay espacio para duplicar los ingresos por predial, si se hace bien la tarea.

No obstante, ese diagnóstico no es uniforme. El motivo es que el grado de avance es heterogéneo. De tal manera, las grandes capitales han hecho bien la tarea en materia de formación catastral y avalúos. Incluso las intermedias reciben notas favorables, con excepciones como las de Quibdó o Popayán, en donde hay mucho terreno por recorrer.

Hacer bien la tarea significa que los predios urbanos están identificados y que su valor para propósitos del impuesto es cercano al comercial. Dado que los valores de la propiedad raíz han subido de forma notoria, a lo largo de los últimos tiempos, la base gravable es mayor, y eso explica que la cuenta por pagar sea más elevada. De manera complementaria, ciertas tarifas –que oscilan entre el 5 y 16 por mil– también son más altas, en algunos casos.

El gran atraso se da en los municipios pequeños, en donde las administraciones de turno no tienen el espacio o la voluntad política para apretar las tuercas. El predial de fincas de recreo, que se puede tasar en centenares de millones de pesos, es una fracción de lo que cuesta en las principales urbes.

Más complejo todavía es el tema de los predios rurales, pues los desafíos son de diversa índole. Para comenzar, hay problemas serios de titulación, lo cual quiere decir que no es claro quién es el dueño de una propiedad, y eso dificulta perseguir a los morosos. Tampoco es fácil el asunto ante la presencia de actores armados que hacen de las suyas en territorios donde la debilidad institucional es la norma. Para completar, la calidad de las administraciones no garantiza la probidad, o la eficiencia, a la hora de recaudar el predial.

Así las cosas, el mensaje es que hay mucho camino por recorrer. El Plan de Desarrollo que está vigente planteó nuevos instrumentos, que van en la dirección correcta, pero su evolución necesita estar acompañada de una mejora en la gestión de los asuntos municipales.

Aparte de las razones obvias para que así sea, hay que incluir la desconfianza que hay entre la gente respecto al destino que se le da a lo que paga en impuestos. Cuando la ciudadanía considera que la plata se invierte bien, las protestas disminuyen, como sucede en Barranquilla. En contraste, la credibilidad de los alcaldes en Bogotá sigue en un punto muy bajo, por lo cual uno de los muchos desafíos que enfrente Enrique Peñalosa es convencer a los capitalinos que el dinero que ingrese a las arcas distritales va a mejorar la calidad de vida de todos. Solo cuando eso pase, empezarán a disminuir las quejas por el cobro del predial.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado