Ricardo Ávila
Editorial

Las ciudades son la clave

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
junio 08 de 2016
2016-06-08 10:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Son pocos los gremios que por estos días pueden entregar un parte alentador sobre la suerte de sus afiliados. La desaceleración de la economía se ha sentido en múltiples segmentos, como lo vienen de reflejar los datos sobre el Producto Interno Bruto que se dieron a conocer la semana pasada, según los cuales el ritmo no supera el 2,5 por ciento anual.

A la luz de esa realidad es significativo el desempeño del sector edificador, que se reúne por estos días en Cartagena, en el marco de la asamblea anual de Camacol. De acuerdo con el Dane, el ramo experimentó un crecimiento del 10,9 por ciento entre enero y marzo, tanto por cuenta de la vivienda, como de otros destinos que incluyen oficinas, bodegas y centros comerciales. Lo anterior sirvió para mejorar el balance del sector de la construcción como un todo, a pesar de la escasa dinámica de las obras civiles.

El desempeño favorable no quiere decir que los problemas sean inexistentes. Dependiendo de la capital y el renglón específico del mercado, se encuentran casos de saturación de la oferta que ocasionan inquietudes individuales. En un plano más amplio, propios y extraños coinciden en que el éxito de programas gubernamentales como ‘Mi casa ya’ son fundamentales para que las cosas sigan evolucionando de manera positiva.

Pero aparte de esa mirada coyuntural, la cita de la Heroica es una buena ocasión para analizar un asunto clave: la necesidad de construir ciudades de calidad en un país que es mayoritariamente urbano. Y es que no solo más de tres cuartas partes de los colombianos habitan en cabeceras municipales, sino que casi 40 alojan a más de 150.000 personas.

Por tal razón, vale la pena examinar el tema con una perspectiva que trascienda lo que dura una administración. Aunque éste siempre es importante, el análisis se relaciona con la revisión de la gran mayoría de los planes de ordenamiento territorial de centenares de municipios, la cual debe ocurrir este año. Una hoja de ruta mal diseñada llevará a que se perpetúen problemas conocidos como el mal uso del suelo, la informalidad o la depredación de los recursos naturales, comenzando por el agua.

La expresión práctica de lo que significa eso se encuentra en la gran encuesta integrada de hogares que elabora el Dane y que se concentra en 23 áreas urbanas o metropolitanas. El informe muestra que el 10 por ciento de los hogares está en condición de hacinamiento y que uno de cada cuatro presenta carencias en pisos o paredes de sus viviendas. A lo anterior hay que agregar un déficit habitacional que los estimativos ubican en 1,5 millones de unidades, lo cual deja en claro que el desafío no solo es cualitativo, sino cuantitativo.

La mejor manera posible de meterle el diente al tema es a través de una buena planificación. El punto aparece mucho menos en los planes de desarrollo municipal de las 15 capitales más grandes que el de competitividad, que es, al parecer, más atractivo. La gran ironía es que esta última no se consigue si no existe un proceso ordenado que permita prever necesidades, estrategias y sendas de crecimiento con el fin de evitar los cuellos de botella que en Colombia son más la norma que la excepción.

Ante los retos, vale la pena reconocer que hay iniciativas en marcha. La labor de Findeter y del BID en urbes como Montería y Valledupar, entre otras, está bien encaminada. El trabajo realizado ha permitido obtener lecciones que necesitan conocerse de manera más amplia. Por su parte, Planeación Nacional también apoya en la tarea de capacitar a las administraciones locales con el fin de que estas tomen decisiones que impacten positivamente a las generaciones venideras.

Frente al tamaño de los retos, es fácil sentirse derrotado. Los problemas acumulados son inmensos y los recursos escasos. Pero no queda otra opción que construir ciudades de calidad, pues la propia calidad de vida de los colombianos en los años por venir, dependerá de ello.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado