Ricardo Ávila
Editorial

La hora del cierre

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
mayo 19 de 2016
2016-05-19 09:58 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Son tantos los anuncios, que a veces es difícil seguirles la pista a todos. Este jueves, un comunicado de la Agencia Nacional de Infraestructura informó que había quedado adjudicada la Asociación Público Privada de iniciativa privada que permitirá culminar las obras de la doble calzada que unirá a Buga con Buenaventura. El proyecto, con un valor superior al billón de pesos, hará posible que antes de terminar la década el acceso al principal puerto del país sea mucho más fácil que ahora, recortando los tiempos de viaje en más de dos horas, en el caso de un camión.

Noticias como esa muestran que el ambicioso programa vial impulsado por la presente administración sigue su marcha. A la fecha existen 27 iniciativas en proceso por un valor conjunto que asciende a más de 49 billones de pesos. Dicen los que saben, que el colombiano es el cuarto plan de mayor tamaño en el mundo, sobre todo si se le agregan las obras a cargo del Invías o lo que viene del pasado, como la construcción de la Ruta del Sol.

Hacer andar los vagones que se han incorporado recientemente a la locomotora no es un asunto sencillo. Más allá del interés mostrado por el sector empresarial, el país está abriendo camino, pues el esquema de cuarta generación inaugura el modelo de hacer primero las carreteras, para que los privados recuperen lo invertido después. El propósito es que esa redistribución de las cargas llevará a que las diferentes autopistas se terminen dentro de los cronogramas establecidos e incluso antes.

No obstante, el esquema varía las reglas de juego usuales. Para comenzar, exige que los consorcios cuenten con un patrimonio que debe equivaler al menos a entre el 20 y el 30 por ciento del costo de cada concesión. El resto le corresponde ponerlo al sector financiero, tanto local como internacional, incluyendo en ese grupo lo que aporten los fondos de inversión o la suscripción de bonos.

Conseguir cerca de 36 billones prestados en cuestión de meses no es nada fácil, pues esa suma equivale a cerca del 9 por ciento de la cartera total de la banca en Colombia. A la fecha, tan solo un proyecto ha completado el cierre con todas las de la ley y un segundo se confirmaría hoy. Esto incluye la firma de contratos complejos debido a plazos que pueden superar los 20 años y a la presencia de múltiples fuentes, cada una con sus particularidades, incluyendo montos y tiempos.

Debido a esa circunstancia, la demora de cada paquete de préstamos toma cerca de un año, mucho más de lo que se calculaba inicialmente. Es de esperar que esos lapsos disminuyan a medida que el proceso se convierta en terreno conocido para los diferentes involucrados, pero son tantos los cabos que se deben atar que pensar en una especie de desembolso exprés es ilusorio.

Aun así, los conocedores del asunto sostienen que las cosas están andando. Todas las señales disponibles sugieren que la primera ola de las 4G conseguirá los 13,5 billones de pesos que requiere, de los cuales una tercera parte vendrá de entidades de afuera y el 66 por ciento restante de instituciones colombianas.

En el caso de la segunda –cuyas necesidades son de 12,4 billones–, las señales son igualmente positivas. Un factor que ayuda mucho es que la Financiera de Desarrollo Nacional puede aportar hasta el 30 por ciento de lo que demande cada proyecto, después de haber recibido el primer desembolso de dineros provenientes de la venta de Isagen. Los observadores señalan que la competencia entre las diferentes fuentes ha servido para mejorar el perfil de tasas y plazos, crucial para hacer viables las iniciativas.

No obstante, vale la pena preguntarse si una vez concluido este gran paquete de cierres financieros hay que tomarse un respiro. El motivo es que las APP de origen municipal vienen en camino y la capacidad crediticia no es ilimitada. Lo que se ha logrado hasta ahora es notable, sin olvidar el refrán que afirma que ‘quien mucho abarca, poco aprieta’.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado