Ricardo Ávila

De aprendiz a candidato

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
agosto 21 de 2015
2015-08-21 04:25 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A más de un año de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la campaña que definirá al sucesor de Barack Obama no deja las primeras páginas de los periódicos. Pero la razón no es la posibilidad de un enfrentamiento entre representantes de las dos dinastías políticas más poderosas de Washington, los Clinton y los Bush. La explicación es más pintoresca: el ascenso en las encuestas para las primarias republicanas del millonario Donald Trump.

Dueño de una fortuna que supera los 4.000 millones de dólares, el constructor es una celebridad de la televisión, reconocido por sus populares programas. Gracias a sus polémicas declaraciones abiertamente racistas contra los mexicanos, el magnate de los hoteles y casinos entró como un huracán a la contienda. Hoy, lidera los sondeos para las internas del partido opositor a Obama con 22 por ciento en las encuestas.

El protagonista de El Aprendiz encabeza la competencia contra 16 aspirantes. El abanico conservador incluye al exgobernador de la Florida Jeb Bush, hermano e hijo de expresidentes, cuatro senadores y cinco gobernadores en ejercicio.

¿Qué hay detrás, entonces, de esta ‘Trumpmanía’ veraniega? El primer factor es el dinero. El aspirante financia su campaña y eso le provee la independencia de decir abiertamente lo que sus opositores no pueden.

En segundo lugar está la recepción que tienen los discursos xenófobos entre una porción importante de los votantes de derecha. Este bloque radical aplaude que Trump proponga construir un muro en la frontera con México y obligar a ese país a costearlo. Otro sector se preocupa por las posturas ante Irán, China o el extemismo islámico, lo cual le da pie para señalar a la Casa Blanca como “débil” ante las amenazas externas.

Independencia financiera y rabias sociales son la gasolina que ha mantenido vivo el incendio que significa el magnate en la política. Cierto grado de populismo en ambos partidos no es extraño en el arranque de la campaña presidencial.

Candidatos radicales y pintorescos suelen liderar los sondeos previos al comienzo real de la carrera, pero después pierden impulso. Incluso el abiertamente socialista senador Bernie Sanders pelea hoy contra la casi fija Hillary Clinton dentro de los demócratas. No obstante, quienes apostaron que Trump se autodestruiría como el pez que muere por la boca, se han sorprendido de que siga a la cabeza de las encuestas.

El ascenso de tan excéntrico personaje revela tanto los temores de los votantes conservadores como las dificultades del Partido Republicano para atraer a las minorías, en especial los latinos. Así mismo, muestra una creciente desconfianza de las bases de ambas bancadas hacia las élites políticas, que califican de corruptas y sienten desconectadas con sus penurias económicas.

En eso Estados Unidos no se diferencia mucho de los países europeos y de Brasil, por ejemplo. Como lo afirmó The Economist, si el empresario fuera un político europeo en un régimen parlamentario, tendría no solo su partido propio, sino una bancada.

Sin embargo, mientras más se mantiene Trump arriba de las encuestas –y ya está mejorando en un enfrentamiento eventual con Hillary, según la última encuesta de CNN–, será difícil para los demás aspirantes alejarse de su retórica populista y agresivo lenguaje.

El sistema estadounidense de elecciones primarias, que empiezan en Iowa en febrero del próximo año y terminan en junio, pondrá a prueba a la ‘Trumpmanía’. De seguir a la cabeza del lote en enero, la campaña republicana corre el alto riesgo de convertirse en un reality show, al mejor estilo de El Aprendiz.

Por ahora, sus contrincantes resisten el huracán ‘Donald’ con la esperanza de que, antes de que se celebre la primera votación estatal, las encuestas le den al millonario el mensaje que lo volvió famoso: “Estás despedido”.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado