Ricardo Ávila

Otro apretón anunciado

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
abril 14 de 2015
2015-04-14 04:55 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Entre las muchas historias de éxito que se pueden contar sobre la marcha reciente de Colombia, es imposible desconocer la evolución de la inversión extranjera. A partir del 2002, y de manera gradual, el mismo país que durante tanto tiempo había sido ignorado por los capitales foráneos se volvió uno de los destinos preferidos en América Latina, llegando a ocupar el tercer lugar en la región por debajo de Brasil y México.

Y no solo se trató de dinero para compra de empresas o proyectos tangibles, sino también para la adquisición de títulos valores, desde acciones negociadas en la bolsa hasta bonos emitidos por el Gobierno o el sector privado. La mejora en la imagen de una nación que empezó a ser vista con otros ojos vino acompañada por el interés de buscar oportunidades de negocios.

La percepción positiva tuvo respaldo en las cifras. El crecimiento del Producto Interno Bruto se acercó al 5 por ciento anual durante casi una década, lo cual permitió que el desempleo bajara, el consumo interno aumentara y el tamaño de la clase media registrara una expansión sin precedentes. De tal manera, quien estuviera interesado en aprovechar el consumo interno vio recompensada su apuesta.

Al mismo tiempo, el auge en el precio de los bienes primarios, favoreció la llegada de sumas grandes destinadas tanto al ramo de los hidrocarburos, como de la minería. Esa inyección sirvió para duplicar la producción de petróleo, carbón y oro, alimentando una bonanza que se expresó en exportaciones que alcanzaron niveles nunca vistos antes.

El círculo virtuoso influyó igualmente sobre las cifras fiscales. La solidez en aumento de las cuentas públicas condujo a un alza en la nota de los papeles estatales, mientras que el parte positivo del sector privado se encargó de atraer a sus propios compradores.

Las cifras no mienten. En el 2014 la inversión extranjera directa ascendió a 16.054 millones de dólares, mientras que la destinada a portafolios financieros llegó a 18.661 millones de dólares, según el Banco de la República. Para este último renglón resultó clave que la ponderación de los bonos colombianos tuvo un mayor peso, índices a través de los cuales se mueven enormes cantidades de recursos.

No obstante, con el cambio de viento reciente más de uno empezó a preguntarse sobre si este ritmo sería sostenible. La respuesta más obvia es que no, porque las condiciones objetivas y relativas son diferentes ahora, aunque no ha tenido lugar la debacle que los pesimistas preveían.

Así lo muestran las cifras correspondientes a la balanza cambiaria, con cierre a finales de marzo pasado. De acuerdo con las estadísticas que lleva el Emisor, en el primer trimestre ingresaron al país 3.297 millones de dólares, 886 millones menos que en igual periodo del 2014.

Esa caída del 10 por ciento parece manejable y, de hecho, es menor que la vista en otras naciones latinoamericanas, afectadas por el fin de la bonanza de los productos básicos. Sin embargo, el ritmo de descenso ha venido subiendo a medida que pasa el año, pues la pendiente en enero fue mucho menos inclinada que el mes pasado.

Más notorio todavía es lo sucedido con la compra de papeles financieros. A pesar de que el 2015 arrancó con fuerza, desde entonces tuvo lugar un enfriamiento. Debido a ello, la inversión de portafolio pasó de 2.576 a 1.063 millones de dólares, una descolgada del 59 por ciento. Para citar un caso, las ventas netas de bonos del Tesoro –más conocidos como TES– ascendieron a 810.000 millones de pesos en marzo, de acuerdo con los registros disponibles.

Tales movimientos responden a múltiples factores, algunos globales, otros regionales y unos más locales. En cualquier caso, el mensaje es que por aquí también se viene una contracción que no se puede ignorar y que también influirá sobre la tasa de cambio y la actividad económica. Solo queda esperar que sea razonable.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado