Ricardo Ávila

La bonanza que viene

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 20 de 2013
2013-11-20 04:04 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Es posible que en la historia de los congresos gremiales en Colombia ninguno haya tenido tantos participantes inscritos como el de infraestructura, que comienza hoy en Cartagena. Según la organización, cerca de 2.700 delegados se darán cita durante tres días, convocados por un programa académico de primera línea y, en el caso de algunos, la expectativa de que en ese escenario Juan Manuel Santos anuncie el viernes su interés de postularse a la reelección presidencial.

Pero el verdadero motivo es el auge de un sector que hasta bien entrada la próxima década concentrará la mayor proporción de la inversión pública. El anuncio de millonarios planes y proyectos es el que anima a centenares de firmas a quedarse con una parte, así sea pequeña, de un ponqué que va a triplicar su tamaño, como proporción del Producto Interno Bruto.

Las oportunidades son entonces grandes, no solo para las compañías dedicadas a la construcción, tanto locales como foráneas. También habrá espacio para el sector financiero o los proveedores de insumos y equipos, entre múltiples ramos que se beneficiarán de la bonanza.

Y es que a diferencia de lo que ha sido tradicional en Colombia, en la presente oportunidad el escepticismo frente a los anuncios oficiales viene siendo reemplazado por la expectativa de que las obras se aceleren. No solo se trata de completar los proyectos dejados por la administración Uribe, sino de adelantar un plan todavía más ambicioso, sin paralelo en nuestra historia.

Este incluye el programa de vías de cuarta generación, al igual que la recuperación de la navegabilidad por el río Magdalena y el rescate del transporte férreo. Si a eso se le suman las iniciativas en materia de puertos y aeropuertos, el programa está tasado en cerca de 50 billones de pesos, de los cuales el grueso se ejecutaría en el próximo cuatrienio.

El efecto combinado de tales iniciativas le cambiaría la cara a la economía. Los cálculos oficiales hablan de que el PIB aceleraría su ritmo en más de un punto porcentual por año, al menos en el 2015 y el 2016, aparte de 400.000 empleos adicionales.

Pero, sin duda, más trascendental seria el impulso a la competitividad del país. Para nadie es un misterio que el costo de llevar y traer productos por la geografía colombiana es una labor ardua que actúa como un lastre en contra del comercio exterior, la capacidad productiva y el espíritu empresarial.

En tal sentido, hay que cuidar que las cosas se hagan bien y que los cronogramas se cumplan. Tras los incontables pasos en falso del pasado, en esta oportunidad se han podido combinar lecciones aprendidas con un mejor marco institucional y una gran disponibilidad de recursos. Tanto los mayores recaudos fiscales, como la baja en los costos de financiación de los grandes emprendimientos hacen posible lo que antes era apenas una esperanza: dotar al país, en apenas una generación, de la infraestructura que requiere.

No obstante, la tarea apenas comienza y aún es indispensable atar cabos sueltos. La inminente aprobación de una ley para el sector, que permite romper cuellos de botella en frentes como la expropiación de predios o la coordinación entre empresas de servicios públicos para el traslado de redes es una buena noticia. Pero aún falta meterle la mano a las consultas con las comunidades afectadas por las obras o adoptar parte de las recomendaciones que hace un año hizo una comisión de notables convocada por el Ejecutivo.

Mención aparte merece la lentitud a la hora de convertir en realidad las asociaciones público privadas que se han expresado en 82 manifestaciones de interés y cuyo potencial es grande. Por tal razón, es evidente que el esfuerzo debe continuar, porque el camino trazado es ambicioso y será necesaria mucha persistencia para que al cabo de unos años las anécdotas sobre la pobre infraestructura sean la excepción y no la norma.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter:@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado