Ricardo Ávila

Con los brazos caídos

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 27 de 2014
2014-11-27 02:57 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En un país en el que abundan las manifestaciones y los bloqueos, no es motivo de grandes titulares mencionar que por estos días hay un número inusitado de estos fenómenos en una zona del departamento del Huila. Sin embargo, cuando se menciona que tales movilizaciones obstaculizan la ejecución de uno de los tres proyectos de generación de energía que deberán entrar en operación hasta el 2018, el nivel de atención aumenta.

La iniciativa afectada no es otra que la construcción de la hidroeléctrica de El Quimbo, a cargo de la multinacional Emgesa. La obra, que inició labores en el 2010, busca aportarle 400 megavatios de capacidad al sistema interconectado, mediante la utilización de las aguas del río Magdalena.

Ubicada en una zona de 8.586 hectáreas situadas sobre todo en los municipios de Garzón y El Agrado, la iniciativa ha enfrentado una fuerte oposición regional, en la que no faltan los intereses políticos. El gran contradictor es Miller Dussán, profesor de la Universidad Surcolombiana en Neiva y hermano de un exsenador por el Polo Democrático, quien maneja Asoquimbo, organización que aboga por la restitución del terreno a sus condiciones originales.

En número, los activistas no mueven grandes masas de gente. Sin embargo, tienen una organización tal, que con pocas personas pueden parar la obra haciendo presencia en distintos sitios. Esta semana lograron bloquear siete puntos estratégicos, con lo cual consiguieron paralizar las labores de la mayoría de los 5.000 trabajadores vinculados al emprendimiento.

No es la primera vez que las manifestaciones arrecian. En los pasados cuatro años han existido distintas oleadas, por cuenta de las cuales el cronograma se ha corrido unos seis meses. En lugar de generar su primer kilovatio en diciembre, como se había previsto, ahora ese momento llegará para El Quimbo entrado el 2015.

El costo de los retrasos no es menor. El presupuesto original que fue cercano a los 800 millones de dólares se acerca a los 1.100 millones. Y no solo la empresa asumiría el desfase. En caso de que el fenómeno de El Niño finalmente se presente en los próximos meses y sea necesario acudir a las plantas termoeléctricas para suplir la demanda de electricidad, la no disponibilidad de esa fuente de energía podría traducirse en facturas más elevadas para los usuarios del servicio.

Tal eventualidad debería movilizar al Gobierno Nacional, al departamental y los municipales, pues es mucho mayor la población beneficiada y la que será objeto de medidas de compensación, que la que dice sentirse afectada. No obstante, la empresa ejecutora tiene que lidiar casi sola con los problemas.

En consecuencia, lo que hay aquí es una desarticulación preocupante, y eso que El Quimbo pertenece a lo que se conocen como Pines: proyectos de interés nacional estratégicos. Si bien hay una gerencia que, en principio, le sigue el pulso a la marcha de las diferentes iniciativas, lo que se ve es que tiene escasa capacidad para moverse institucionalmente cuando llega la hora de resolver cuellos de botella.

Pero más allá de lo que pase con la hidroeléctrica huilense, hay también un mensaje preocupante hacia el futuro. Este consiste en lo complejo que es hacer ciertas obras en Colombia, cuando aparecen intereses personales o sectoriales interesados en entorpecerlas. Las empresas que trabajan en el desarrollo de la infraestructura o en áreas como la minería y el petróleo sostienen que el manejo de comunidades se ha convertido en una fuente de incertidumbre y sobrecostos que no es despreciable.

En consecuencia, más vale que la administración Santos le preste atención al tema. En El Quimbo tiene que acompañar a Emgesa para que la dejen hacer su labor. Y en lo que atañe a otras compañías, necesita un sistema de alertas efectivo, sumado a uno de respuesta inmediata para no lamentar lo que se había podido prevenir.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado