Ricardo Ávila

Buenos augurios

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 14 de 2011
2011-12-14 01:39 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

 

En una economía que parece avanzar como lo hacen algunos maratonistas que van de atrás hacia adelante, la situación del sector manufacturero es fundamental. De un lado, se trata de un gran generador de empleos, muchos de ellos bien remunerados por el nivel de calificación que exigen.

Del otro, la buena salud del ramo es crucial como fuente de riqueza y para mantener una base productiva diversa, pues en estos asuntos del crecimiento no es bueno tener todos los huevos en la misma canasta.

Bajo esa perspectiva, resultan alentadores los más recientes resultados de la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta que elaboran la Andi y otros gremios.

Según el sondeo, en los diez primeros meses del 2011 las ventas totales del sector crecieron 6,7 por ciento en términos reales, al tiempo que la producción lo hizo en 6 por ciento.

Dicho ritmo es sobresaliente no sólo porque supera el registrado en la parte inicial del año, sino porque contrasta con lo que pasa en muchas economías, en donde la actividad fabril se ha desacelerado notoriamente.

En general, los diferentes segmentos que componen la muestra van bien. Entre los 18 examinados tan solo dos –la industria textil y la de fundición de metales– presentan números en rojo.

Incluso hay recuperaciones notorias, como la de las confecciones, que registra un alza del 17,6 por ciento en sus ventas, al cabo de años de declinaciones.

Como resultado de esa situación la utilización de la capacidad instalada alcanzada en octubre llegó al 79,9 por ciento, una cifra que supera en 3,5 puntos porcentuales al promedio histórico y que está más de un punto por encima frente a la observada en igual periodo del 2010.

Si bien a comienzos de la década de los noventa y hace cuatro años tales niveles fueron superiores a los actuales, el balance es muy positivo.

Por tal razón, no resulta extraño que 91,7 por ciento de los empresarios entrevistados califica sus pedidos como altos o normales, frente a 85,8 por ciento, 12 meses atrás. Al mismo tiempo, la caracterización sobre el clima de los negocios indica que este es favorable para el 72,8 por ciento de los interrogados, siete puntos porcentuales más que en esta época del 2010.

Pero tal vez más llamativo todavía es que las expectativas para el futuro cercano son elevadas.

Más allá de que el escenario internacional luzca complicado y que algunos países hayan comenzado a andar más lento, los industriales colombianos presupuestan que sus ventas tendrán un crecimiento nominal del 9,5 por ciento en el 2012 y que los ingresos por exportaciones subirán 10,5 por ciento. La razón de ese optimismo está asociada a la buena dinámica de la economía nacional, a la esperanza de desarrollar nuevos mercados externos y a los cambios orientados a impulsar la competitividad en las propias empresas.

Lo anterior no quiere decir que todo sea fácil. La lista de preocupaciones está encabezada por el adecuado abastecimiento y los precios de las materias primas.

También la competencia local y global produce inquietud, al igual que la situación económica del planeta. Otros temas como la pobre infraestructura vial, el clima o la tasa de cambio son mencionados con frecuencia.

No obstante, hay que resaltar que el talante de los industriales es optimista. Sin desconocer lo mucho que queda por hacer para impulsar la actividad, es definitivo que los capitanes de las compañías más destacadas consideren que hay condiciones favorables para seguir avanzando.

Tal opinión tiene que concretarse en proyectos nuevos o expansiones de la capacidad actual, algo que, a juzgar por los datos relativos a las importaciones de bienes de capital, está sucediendo.

De tal manera, y a pesar de la incertidumbre que acompaña el calendario, tal parece que el optimismo persiste y que la fe en las posibilidades del país es grande. Esa, sin duda, es una buena manera de comenzar el nuevo año.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado