Ricardo Ávila

El que no busca...

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
abril 27 de 2015
2015-04-27 12:39 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A primera vista, parecería que las cosas no están saliendo tan mal en lo que tiene que ver con el sector petrolero en Colombia. Sin negar que ha pasado un verdadero huracán, existe el consuelo de que la realidad podría ser todavía peor.

Para comenzar, es cierto que los precios internacionales se descolgaron a cerca de la mitad, en comparación con los niveles de junio pasado, pero los escenarios catastróficos que algunos pronosticaban no se han concretado. Según el cierre más reciente, el barril de la variedad Brent se encuentra por encima de los 65 dólares, mientras el de la WTI supera los 57, que son los niveles más altos del año.

Por otra parte, la producción interna ha superado consistentemente el límite del millón de barriles diarios. En contra de las predicciones de entidades como la Agencia Internacional de Energía, que llegó a hablar de un bajón de casi el 20 por ciento, la extracción de crudo se mantiene e incluso no falta quien dice que podría subir un poco más.

Aun así, los ceños fruncidos son la constante entre los conocedores. El motivo es que las actividades exploratorias se han desplomado. En el primer trimestre del 2015 se perforaron seis pozos, seis veces menos que en igual periodo del año pasado. Al paso que va la actividad, podríamos acercarnos a las cifras del 2004, cuando el total fue de 21.

Y en lo que hace a la sísmica, que es la base para encontrar áreas promisorias, lo que ha sucedido solo se puede calificar como desastroso. Entre enero y marzo se adquirieron apenas 275 kilómetros, una fracción de los más de 40.000 del 2014. De seguir así, vamos a tener el peor guarismo del siglo.

El problema es mayúsculo para un país que tiene un nivel de reservas recuperables bajo, que equivale apenas a unos siete años de producción. Dado que Colombia tiene un saldo a favor muy pequeño en esta materia, es fundamental que encuentre yacimientos que le sirvan al menos para reemplazar lo que extrae.

Sin embargo, eso será imposible si la búsqueda de petróleo cae al mínimo. Aquí sí que se puede parafrasear el conocido refrán y afirmar que ‘el que no busca, no encuentra’.

La causa del frenazo es una sola. Todas las compañías del ramo, de Ecopetrol hacia abajo, han recortado al máximo su presupuesto de inversiones, pues en las actuales circunstancias de volatilidad en las cotizaciones, la prioridad es cuidar la caja. Dicho de otra manera, no es hora de hacer apuestas, sino de ir a la fija o, cuando menos, minimizar los riesgos.

Ante esa realidad, el Gobierno tiene que actuar de manera razonable. Eso es lo que explica una determinación expedida por la Agencia Nacional de Hidrocarburos en la segunda semana de marzo, que flexibiliza los términos de los contratos firmados con la entidad. De tal manera, se extienden hasta en 15 meses los plazos para ejecutar trabajos determinados, entre otras disposiciones.

De forma paralela, todo indica que en la ley del Plan de Desarrollo, que debe ser aprobada por el Congreso en unas semanas, habrá artículos que les permitan a las autoridades responder con rapidez a la situación del mercado. Esa aproximación es la correcta, pues lo que el país no necesita es abrir una serie de litigios con las empresas petroleras, sino conseguir que estas sigan operando –y buscando crudo– dentro de cronogramas más lógicos.

Por cierto, Ecopetrol debería seguir por esa línea. La petrolera tiene 46 contratos vigentes, que vienen desde hace años, y no tiene la capacidad administrativa ni financiera de manejar una serie de bloques que le complicarían la vida si se los devuelven. Al contrario, de lo que se trata es de aplicar la máxima de ‘ayúdate que yo te ayudaré’ a la hora de superar el bache. Solo así se podrán despejar los oscuros nubarrones que hay en el horizonte y evitar que la autosuficiencia energética del país se pierda más temprano que tarde.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado