Ricardo Ávila

En busca de más altura

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
julio 13 de 2015
2015-07-13 01:35 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Puede ser que la economía nacional haya perdido el paso en los últimos meses, como lo sugieren diversos indicadores. Pero al menos existe una medición en la cual pareciera que en lugar de ráfagas de frente, lo que soplan son vientos de cola. Así pasa con el tráfico de pasajeros en el aeropuerto El Dorado, que no da trazas de perder altura.
Según cifras de la Aeronáutica Civil, al cierre de mayo, la terminal bogotana había recibido y visto partir a 10,5 millones de pasajeros, 11 por ciento más que en igual periodo del año previo. De mantenerse la tendencia, se podría pasar con facilidad en el 2015 el hito de los 30 millones de personas. Cuando se tiene en cuenta que en el 2012 esa cantidad había sido de 22,5 millones, es fácil percatarse de lo que significan esas tasas de doble dígito.
El incremento en el volumen de gente es consecuencia directa de que hay más aviones que despegan y aterrizan. Las operaciones acumuladas hasta mayo ascendían a 141.587, con un alza del 6,3 por ciento. No está lejos de alcanzar la meta de las mil diarias, que no es un número menor.
Sin embargo, llegar a ese guarismo implica adelantar todo tipo de mejoras, algunas de las cuales se encuentran en curso. Estas van desde meterle la mano al carreteo de los aviones en tierra para hacerlo más eficiente, hasta incorporar las últimas tecnologías en materia de navegación aérea, con el fin de que la distancia entre aparatos pueda ser menor. Al tiempo que eso ocurre, vienen obras destinadas a aumentar las posiciones de embarque, contempladas en un plan maestro al cual este Gobierno le dio su luz verde.
Si los proyectos se cumplen, El Dorado debería mantenerse cómodamente como el tercer aeropuerto con más tráfico en América Latina, después de Ciudad de México y Guarulhos, en São Paulo. Incluso hay quienes creen que podría escalar al menos una posición, por la ventaja que le da su ubicación geográfica en el continente. De hecho, hace pocos días se supo que las aerolíneas que conforman el grupo Latam (LAN de Chile y TAM de Brasil) piensan utilizar la capital colombiana como su centro de conexiones con el Caribe, lo cual se expresará en más rutas y aviones.
Tales propósitos se encuentran, sin embargo, con un obstáculo. Como es conocido, la pista sur de la terminal tiene restricciones de noche, que responden al ruido que se causa en las operaciones. Por ahora, existe un permiso temporal que permite su uso entre 10 de la noche y seis de la mañana, pero la Aeronáutica desea que la limitante se elimine.
El argumento de la entidad es que la mezcla de avances en tecnología y en procedimientos ha incidido en una disminución de 15 decibeles. Esto se debe no solo a que los motores modernos son más silenciosos que en el pasado, sino a determinaciones que tienen que ver con sentido de los desplazamientos o instrucción para prender las turbinas en puntos determinados de las calles de rodaje.
La idea, no obstante, despierta la oposición de la Alcaldía de Bogotá. En declaraciones a los medios, la secretaria de Ambiente, Susana Muhamad, sostuvo que una decisión en este sentido afectaría a no menos de medio millón de personas. El efecto del ruido se expresaría en trastornos auditivos y cardiovasculares, aparte de elevar el nivel de estrés de la población.
El debate no se ha zanjado y promete ser intenso. No hay duda de que la economía de la capital –que cada vez depende más de los servicios– se vería beneficiada por el mayor tráfico de un aeropuerto que ya genera miles de empleos, directos e indirectos. Del otro lado, están los temas de bienestar, que no se pueden pasar por alto. Quienes defienden la idea, insisten en que en otras partes el ruido se ha podido mitigar y que aquí sucedería lo mismo. Falta ver si este planteamiento es lo suficientemente convincente y permite que El Dorado gane todavía mayor altura en la región.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado