Ricardo Ávila

Ante todo, mucha calma

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
agosto 05 de 2015
2015-08-05 03:49 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A primera vista, se trata de un reporte rutinario. Al fin de cuentas, el informe que dio a conocer el Banco de la República hace un par de días, no es más que el cumplimiento de un requisito que tiene la junta directiva de la institución para que el Congreso sepa, al comienzo de cada periodo de sesiones del legislativo, qué está sucediendo con la política monetaria, cambiaria y crediticia.

Sin embargo, el texto en cuestión va mucho más allá, pues hace un juicioso análisis sobre la marcha de la economía, que es particularmente bienvenido en las actuales circunstancias. Y es que en medio de un escenario de altibajos, vale la pena escuchar una voz que no duda en identificar los problemas, pero que los analiza desde un punto de vista técnico y deja en claro que la situación del país dista de ser desesperada, como creen algunos.

Para comenzar, el Emisor reconoce que hay una desaceleración en marcha, la misma que le llevó la semana pasada a revisar hacia abajo el pronóstico de aumento en el Producto Interno Bruto hasta 2,8 por ciento en el 2015. No obstante, la entidad señala que la causa del frenazo es primordialmente externa, y es atribuible a la fuerte caída en las cotizaciones de los productos que le vendemos al resto del mundo.

En cambio, la salud de la demanda interna, sobre todo la de los hogares, es buena. Esta es consecuencia del aumento continuado en la población ocupada, como lo expresan los índices de desempleo. Debido a ello, la capacidad de consumo no se ha deteriorado, algo que solo puede describirse como muy positivo.

Por otra parte, el Banco hace una completa evaluación sobre las alzas vistas en la canasta familiar, que han llevado a que la inflación se ubique por encima del límite superior del rango fijado como meta por la entidad, que está entre el 2 y el 4 por ciento. En un primer momento, los reajustes fueron causados sobre todo por los alimentos, pero más recientemente la depreciación que ha experimentado el peso colombiano frente al dólar ha tomado la posta.

Como si eso fuera poco, los trastornos climáticos persisten. El fenómeno del Niño ha sido largo y podría prolongarse más de un semestre adicional, ante lo cual se corre el riesgo de que las cosechas sean menos abundantes que lo normal. Tal posibilidad, combinada con el nivel de la divisa estadounidense, llevan al Emisor a pensar que el incremento en el índice de precios podría superar el 4 por ciento este año, y solo se moderaría a comienzos del próximo.

No menos importante es la mirada a los riesgos sistémicos del sector financiero, a la luz de la devaluación del peso. El atractivo de endeudarse en dólares llevó a un aumento notorio de las acreencias en moneda extranjera, cuyo total a finales de abril llegó a 42.436 millones de dólares, en el caso de las empresas privadas.

Dado el encarecimiento de esas obligaciones, un examen cuidadoso tiene toda la justificación. Afortunadamente, el parte del mismo es satisfactorio, pues los peligros son manejables, según el Banco, más allá de que una que otra compañía, con un elevado apalancamiento, pueda enfrentar dificultades puntuales.

Todo lo anterior permite concluir que así el viento no sople a favor, la economía se está comportando relativamente bien, dadas las circunstancias globales y la fortaleza de la corriente. Puesto de otra manera, el Emisor no hace sonar ninguna alarma, pues, de hecho, señala que se está dando un “ajuste ordenado”, en el cual la tasa de cambio flotante juega un papel primordial.

Con el tiempo, es el mensaje central que envía la entidad, el ajuste cambiario hará su labor en el sentido de disminuir los desequilibrios que hay en las cuentas externas e impulsar la producción nacional. Si a esa perspectiva se le agrega que la inflación debería volver a su cauce, queda claro que así el panorama se haya oscurecido, el Banco afirma que hay luz al final del túnel.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado