Ricardo Ávila

Un cambio que importa

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 01 de 2011
2011-09-01 01:07 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

 

En circunstancias normales, el cambio de titular en el Ministerio de Defensa de un país cualquiera no es registrado por el radar de los analistas de temas económicos.

Pero en Colombia, en donde una parte muy importante del repunte de las cifras de inversión y de aumento en la confianza de consumidores y empresarios tiene mucho que ver con la mejora en los índices de seguridad, las cosas son a otro precio.

Por tal motivo, la renuncia que presentó Rodrigo Rivera a su cargo, tuvo algún impacto en los mercados, pero sobre todo en las expectativas de los observadores.

La razón principal, es que desde hace unos meses las encuestas reflejan que la ciudadanía tiene una percepción cada vez más deteriorada sobre la situación de orden público y el crimen en las ciudades. Tanto los ataques de la guerrilla en diferentes puntos de la geografía nacional, al igual que el empeoramiento de la realidad en Córdoba y Cauca o el regreso del sicariato a las principales capitales, convencieron a los colombianos de que el país había dado un paso atrás.

En respuesta, el Gobierno trató de responder con cifras objetivas.

De un lado, señaló la caída de algunos de los jefes más importantes de las Farc y de las llamadas Bacrim.

Del otro, mostró datos como el de una reducción del 4 por ciento en los homicidios registrados entre enero y julio. Al mismo tiempo los ataques guerrilleros se mantuvieron estables, mientras que las denuncias por hurto mostraron una baja importante.

No obstante, algunas estadísticas no le ayudaron. Tal vez la más inquietante fue la de un incremento del 25 por ciento en los secuestros, un flagelo que cambia de signo por primera vez en los últimos tiempos.

En particular, las retenciones ilegales de trabajadores de compañías vinculadas al sector petrolero y minero han causado ceños fruncidos en un sector que depende, como pocos, de las buenas condiciones de seguridad.

Aparte de esas circunstancias, existían otros temas que son difíciles de cuantificar.

Para comenzar, es claro que Rivera no era cercano a la Casa de Nariño y que, de hecho, su llegada al cargo fue una concesión a la línea dura del llamado ‘uribismo’. Sin embargo, el hecho de que el ex presidente haya sido especialmente crítico de lo hecho por Juan Manuel Santos en este terreno dejó al hoy ex ministro en el peor de los mundos: sin respaldo en un lado y sin contactos en el otro. Como si lo anterior fuera poco, integrantes de la cúpula militar –en la que también hay tensiones– criticaban veladamente su ánimo de figurar e incluir en sus comitivas fotógrafo y jefe de prensa.

Que las cosas no estaban marchando bien, fue algo que quedó claro el pasado 7 de agosto, cuando en el Puente de Boyacá el jefe del Estado señaló que habría una revisión de la estrategia usada hasta ahora.

El ajuste a la política, para ser exitoso, necesitaba alguien que no empezara a mostrar signos de fatiga del metal, por lo cual los gabinetólogos vaticinaron que las horas del político risaraldense estaban contadas.

Ahora, es claro que Santos decidió tomar el tema directamente, a través de una persona que le profesa una lealtad a toda prueba al mandatario.

Aparte de ello, es indudable que Juan Carlos Pinzón no es un recién llegado a los temas de la cartera de Defensa, pues no sólo fue viceministro del ramo, sino que estuvo involucrado en buena parte de los diagnósticos que ahora le corresponde poner en práctica.

Falta ver, por supuesto, como el todavía secretario general de la Presidencia se desempeña bajo las cámaras y en el Congreso o qué tanto se hace sentir en una institución en la que civiles y personas de uniforme tratan de trabajar hombro a hombro.

No obstante, quienes conocen bien a Pinzón insisten en que tiene las capacidades necesarias para liderar a los 436.149 hombres y mujeres que componen las Fuerzas Armadas de Colombia.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado