Ricardo Ávila

Clima enrarecido

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 06 de 2014
2014-03-06 01:47 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A escasos tres días de las elecciones parlamentarias del próximo domingo, es obligatorio constatar que los ciudadanos cumplirán su cita con las urnas en medio de un inquietante clima de pesimismo. Así lo acaba de corroborar el más reciente reporte del Gallup Poll, que viene tomándole la temperatura a la opinión a lo largo de las pasadas dos décadas.Según la encuesta, 57 por ciento de los interrogados en las cinco principales ciudades del país, consideran que las cosas en Colombia están empeorando, mientras que únicamente el 28 por ciento cree que hay una mejoría.

Los motivos de una nota tan mala son múltiples, pero para los analistas se concentran en tres temas. El primero es la corrupción, cuya percepción comenzó a deteriorarse desde la parte final de la pasada administración. El segundo es la inseguridad, relacionada con el crimen en las ciudades y la impresión de que nadie tiene la certeza de regresar sano y salvo a su casa, al final de la jornada. El tercero es la calidad y el cubrimiento de la salud, atribuible al deterioro en la prestación de un servicio fundamental, que es inviable desde el punto de vista financiero.

Lo anterior no quiere decir que otros asuntos resulten bien vistos. Tanto en lo que hace a la guerrilla como al narcotráfico o al medio ambiente –entre muchos otros–, la calificación es muy baja. Incluso la economía va perdiendo el año, pues 47 por ciento piensa que va por mal camino, mientras que 37 por ciento opina lo contrario, así las cifras oficiales entreguen un parte de relativa tranquilidad. De hecho, en aquellos puntos en los que el Gobierno considera ser exitoso, como el desempleo o la inflación, el veredicto es particularmente ácido.

El deterioro, como pasa en este tipo de ejercicios, tiene que ver con noticias puntuales que influyen en el color del cristal a través del cual se observa la realidad. Por ejemplo, el escándalo de las ‘chuzadas’ y la aparición de focos de corrupción concentrados en el Ejército se sintieron en el ánimo de la gente. De hecho, la imagen de las Fuerzas Militares cayó en 16 puntos porcentuales, que no es un descenso menor.

Por otro lado, es indudable que las realidades locales también influyen sobre el talante de los colombianos. Así, en Bogotá, Medellín y Cali se tiene la impresión de que la situación se ha deteriorado, por cuenta de la sensación de desgobierno en la primera o la oleada de crimen en la última. El caso más crítico es, sin lugar a dudas, el de la Capital de la República, por cuenta de la incertidumbre en torno a la continuidad de Gustavo Petro en la alcaldía y los problemas propios de la ciudad, pero en general los más diversos actores e instituciones salen golpeados en el Gallup Poll.

Esa impresión seguramente tendrá consecuencias políticas, algo que se comprobará en las elecciones del domingo. Más allá del pronóstico sobre cómo le irá a los partidos y movimientos en contienda, es evidente que hay una desilusión creciente de los ciudadanos con respecto a las figuras más reconocidas, lo cual puede influir ya sea sobre los niveles de abstención o el voto en blanco, ante la impresión de que, para usar la expresión coloquial, ‘no hay con qué hacer un caldo’.

Mientras esa hipótesis se comprueba vale la pena señalar que la carrera por la Presidencia se va a ver influida por el clima enrarecido que pesa actualmente sobre el país. En consecuencia, el candidato que sea capaz de entender por qué los colombianos creen que las cosas están empeorando y logre sembrar la semilla de la esperanza, tendrá altas posibilidades de triunfo, dada la alta proporción de indecisos. Falta ver quién logra plantear soluciones que le permitan a la opinión volver a confiar en que hay salidas. Y eso es algo muy diferente a apostarle todo a la paz o a prometer más de lo mismo.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado