Ricardo Ávila

Clima tormentoso

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
octubre 08 de 2014
2014-10-08 12:54 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Tal como es usual por esta época, ayer el Fondo Monetario Internacional actualizó sus proyecciones sobre la economía global para el presente y el próximo año. Una vez más, el organismo multilateral revisó ligeramente a la baja sus cálculos previos, lo cual quiere decir que el planeta seguirá creciendo, aunque a un ritmo que solo puede calificarse como mediocre.

Y es que el Producto Interno Bruto mundial se expande a tasas cercanas al 3 por ciento anual, que no dan precisamente para hacer ferias y fiestas. Atrás quedaron las buenas épocas de comienzos del siglo, que fueron truncadas bruscamente por la crisis financiera del 2008, cuyos coletazos aún se sienten.

En medio de ese panorama deprimente, hay unas cuantas excepciones. Estados Unidos, por ejemplo, ha tomado un segundo aire que se ha expresado en una mejora del mercado laboral, mientras que el Reino Unido también repunta. Colombia, a su vez, supera con creces el promedio latinoamericano, una región en la que Brasil actúa como un lastre.

No obstante, el panorama general es oscuro y, lo que es peor, han aparecido nuevos nubarrones en el horizonte. Aunque todavía no hay necesidad de hacer sonar las alarmas, el mensaje es que los riesgos son mayores ahora.

Entre estos, el más notorio es el del Viejo Continente. Suena cruel decirlo, pero más de uno se sorprende al saber que la economía estelar de la Zona Euro es España, a pesar de una tasa de desempleo del 24 por ciento y una deuda pública que equivale al 100 por ciento de su PIB. Aun así, el país ibérico ha dado muestras de mejoría, mientras en Francia e Italia las cosas van mal y la locomotora alemana ha encontrado tropiezos en la vía.

Debido a la mezcla de recesión y estancamiento, los europeos están por debajo del nivel productivo que alcanzaron en el 2007. Además, los ases en la manga que tenían tanto las autoridades comunitarias como nacionales se han ido agotando, sin que el enfermo dé señales de que va a salir del coma.

Por otra parte, las naciones emergentes han aminorado su marcha. China ya no es el polo de desarrollo de antes, así conserve tasas de crecimiento superiores al 7 por ciento. Pero el caso brasileño es el más inquietante de todos, pues no encuentra la salida a su marasmo. El gran peligro es que parte de los millones de ciudadanos auriverdes que salieron de la pobreza en tiempos recientes, vuelvan a engrosar las filas de los desposeídos.

Para completar la fotografía, los riesgos geopolíticos van al alza. La situación en Ucrania no mejora, con lo cual el escenario de una conflagración que lleve a una eventual intervención de la Otan en favor de Kiev es más factible. Rusia, por su parte, ha sido golpeada por las sanciones de Occidente, pero seguramente tratará de devolver el golpe.

Y en lo que hace al Medio Oriente, la inestabilidad es la constante. La aparición del Ejército Islámico, que ha conquistado vastas zonas de Siria e Iraq, abre un nuevo interrogante. Los bombardeos ordenados por Washington y varias capitales europeas no han impedido el avance de los fundamentalistas, a quienes no les tiembla la mano para hacer uso de la barbarie. Una súbita interrupción del bombeo de petróleo es una eventualidad que preocupa, cada vez, a más analistas, así los mercados estén en calma.

Todo lo anterior deja en claro que es imposible entregar un parte de normalidad en el planeta. No hay todavía un huracán, pero la fuerza de los vientos cruzados ha aumentado, mientras el Fondo Monetario señala que cada país tiene que cuidarse por sí solo, pues no hay soluciones generales, sino particulares.

En consecuencia, y más allá de que vaya bien, Colombia debería tomar atenta nota. En medio del clima tormentoso, lo único que sirve es hacer la tarea para que la demanda interna se comporte bien, porque la solución a nuestros problemas no va a venir de afuera.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado