Ricardo Ávila

Colombia mejora su nota

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
abril 25 de 2013
2013-04-25 12:15 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Una nueva confirmación de que la economía colombiana es vista con buenos ojos, por lo menos fuera del país, tuvo lugar ayer cuando la firma calificadora de riesgo Standard & Poor’s elevó en un peldaño la nota de los títulos de deuda soberana en moneda extranjera, a BBB.

Dicha calificación representa un avance adicional al conseguido en el 2011, cuando tales papeles obtuvieron el ansiado grado de inversión que se había perdido a finales del siglo pasado.

Las bases de la determinación tuvieron que ver con la percepción de que hay fortalecimiento de algunos pilares clave, junto a la reducción en la vulnerabilidad a choques externos.

En particular, el mensaje es que la situación fiscal ha mejorado y que existen mecanismos de defensa adecuados, si bien la situación internacional muestra un deterioro.

También se afirma que hay una mayor capacidad de crecimiento estable en el largo plazo.

Semejante evaluación contrasta con el desgaste en la opinión de los ciudadanos colombianos, cuando se les interroga sobre la realidad de la economía.

Diferentes sondeos muestran que la percepción negativa sobre la coyuntura va al alza, tal vez debido al clima de desaceleración que es notorio desde hace algunos meses.

No obstante, Standard & Poor’s mira las cosas en un horizonte más amplio. Esa perspectiva es francamente optimista y tiene como base no solo algunas reformas hechas, sino la expectativa de que la inversión extranjera continuará fuerte, junto al empuje del sector minero-energético, que a su vez impactará positivamente las arcas estatales.

Además, las elecciones del 2014 no son fuente de mayores inquietudes, pues la creencia es que se mantendrán las políticas en pro del mercado, independientemente de quién sea el triunfador.

Como si todo lo anterior fuera poco, hay un mensaje en favor de los diálogos de paz en La Habana. “Las negociaciones entre el Gobierno y el principal grupo guerrillero del país podrían llevar a una reducción significativa de la violencia, mejoras en la seguridad, junto a mayores inversiones en infraestructura física”, sostiene el comunicado que dio la noticia.

Si tales factores se combinan con una buena política económica, la impresión es que eso redundaría en favor de la confianza. Bajo ese escenario, podría tener lugar otra alza en la calificación en unos años.

Pero, mientras un día así llega, vale la pena concentrarse en los efectos inmediatos del reajuste. Aunque buena parte de la nota alcanzada había sido descontada en los mercados de deuda, ayer, los bonos del Tesoro con vencimiento en julio del 2024 se negociaron en cercanías del 4,8 por ciento anual.

Adicionalmente, el Ministerio de Hacienda reportó la colocación exitosa de 600 mil millones de títulos en pesos entre 5 y 15 años de plazo, en la cual la demanda superó en 2,8 veces el monto ofrecido.

La reducción en el costo promedio del endeudamiento le da más holgura al manejo de las finanzas públicas y permite eventualmente utilizar dichos ahorros en beneficio de más inversión.

El año pasado, por ejemplo, tales economías ascendieron a 1,2 billones de pesos y todo indica que en el 2013 también se pagará mucho menos que lo presupuestado.

En contraste, la mejora en la nota del país puede sentirse en un incremento en la llegada de inversiones extranjeras, tanto de tipo financiero como directa. Ayer, la tasa de cambio tuvo una ligera corrección, ante lo cual el mensaje para las autoridades es que deben poner en marcha los mecanismos para contener la apreciación del peso, como los que fueron dados a conocer cuando se lanzó el plan de choque, conocido como Pipe.

Por último, el paso dado es importante, aunque es claro que todavía hay mucho trecho por recorrer en este campo. Hay tareas pendientes como la diversificación de la canasta exportadora o las reformas en salud y pensiones, sin las cuales será difícil avanzar en una calificación que es buena, pero que puede llegar a ser sustancialmente mejor si no se pierde el ánimo de enmendar la plana.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado