Ricardo Ávila
Editorial

Comienza la carrera

El cronograma del 2017 marca el inicio de una temporada electoral que tiene todas las trazas de ser intensa y llena de altibajos

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
enero 04 de 2017
2017-01-04 10:49 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No se necesita un experto en materia política para pronosticar que el año que comienza marca el inicio de la temporada electoral con miras a los comicios parlamentarios y presidenciales del 2018.

En cuestión de semanas, el Ejecutivo verá el abandono de varias de sus fichas importantes, comenzando por el vicepresidente, Germán Vargas Lleras, cuyas intenciones de remplazar a Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño se conocen.

Acto seguido, el turno será para varios integrantes del gabinete y unas cuantas figuras de la administración que consideran cumplido su ciclo. Algunos tratarán de meterse en la carrera por la Presidencia, mientras que otros aspirarán al Congreso, así la cita con las urnas se encuentre a meses de distancia.

En diferentes colectividades, los movimientos ya se observan. Los senadores Jorge Robledo y Claudia López lanzaron sus respectivos sombreros al ruedo, uno en representación del Polo Democrático y la otra como integrante de la Alianza Verde.

En el conservatismo las cartas no se han destapado, pero Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez estarán en la contienda por el aval azul. Por el lado de los liberales, Juan Manuel Galán se ubica en el partidor, mientras que en la ‘U’ más de uno hace sus cuentas.

Las cosas en el Centro Democrático también se mueven. Óscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo e Iván Duque no ocultan sus aspiraciones, así la escogencia de quien será el candidato de la principal fuerza de oposición todavía se demore.

Todo lo anterior agitará mucho el ambiente, aun sin que las Farc entren formalmente a la política, algo que sucedería una vez concluya el proceso de dejación de las armas, en el primer semestre. Cada cual intentará pescar en el río revuelto del descontento, pues las encuestas muestran la insatisfacción de la ciudadanía con la corrupción, la inseguridad o la situación económica.

No está de más preguntarse si a la contienda llegará alguien que venga de afuera y que sepa interpretar los anhelos de la gente. Si algo queda claro en esta época de redes sociales y comunicaciones instantáneas, en que los vaivenes en las preferencias de los votantes son más extremos, es que el orden establecido ya no existe, pues las barreras de entrada son más bajas que nunca.

Igualmente, vale la pena plantear la duda acerca de si, como en toda guerra, la verdad va a ser una de las primeras víctimas de la contienda. Una de las lecciones de la reciente campaña en Estados Unidos es que las mentiras –incluso las que parecen más descabelladas– tienen audiencia y sirven para cimentar apoyos o poner a la defensiva al contrario. Incluso si los medios hacen la labor de auditar ciertas afirmaciones, su filtro es ahora de alcance limitado ya que las personas se informan por fuentes diversas.

Los riesgos mencionados explican por qué el arranque de la temporada electoral inquieta a más de un observador. En un país en el cual las instituciones acusan un notable desprestigio, existe el peligro de una mayor deslegitimación que conduzca a propuestas populistas o extremas que planteen de frente desconocer la Constitución y las leyes.

No menos alarmante es la alta probabilidad de que la pugnacidad entre los adversarios políticos llegue a nuevos extremos. El clima de polarización que marcó elevadas temperaturas en el 2016 tiende a aumentar, por lo cual es indispensable hacer un llamado a que prime la cordura y los distintos líderes eviten jugar con fuego a la hora de agitar pasiones.

Un debate que se mantenga dentro de los parámetros usuales no tiene motivos para hacerle daño a la economía, por lo menos en esta primera etapa. Sin embargo, si se sale del curso deseable o la violencia asoma sus orejas, se puede afectar la confianza de empresarios y consumidores. Aspirar al poder es válido, pero es obligación de unos y otros evitar que la carrera sea de trampas y artimañas.

Director de Portafolio
@ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado