Ricardo Ávila

Otra copa en juego

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
julio 15 de 2014
2014-07-15 04:04 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El Mundial de Fútbol ya es historia y aunque Brasil no consiguió lo que esperaba en el campo de juego tras el fracaso de su Selección, ahora aspira a marcar distancias en otros terrenos. Así podría describirse la meta que se ha fijado como organizador de la cumbre de los Brics, el acrónimo que –aparte del país anfitrión– cobija a Rusia, India, China y Suráfrica, cuyos mandatarios tienen cita este martes en la ciudad de Fortaleza y mañana en Brasilia con sus pares suramericanos, incluyendo a Juan Manuel Santos.

El evento reúne a los líderes de cinco naciones que en conjunto albergan al 46 por ciento de la población del planeta, poseen el 26 por ciento de la superficie terrestre, excluyendo los mares, y tienen un Producto Interno Bruto combinado que equivale a casi una quinta parte del total. Más allá de las diferencias geográficas, étnicas y culturales, no hay duda de que se trata de una asociación que tiene un peso inmenso.

Sin embargo, también es claro que el entusiasmo que había cuando los líderes de este club de naciones empezaron a encontrarse en el 2009, ha disminuido. Para comenzar, el auge de las economías emergentes es menos notorio ahora que antes, así su ritmo supere aun al de las más desarrolladas.

Un caso típico es el de los brasileños, cuyo estancamiento es evidente, algo que también se ve en el caso de los surafricanos. Incluso los chinos, cuya locomotora parecía imparable hasta hace poco, ahora aceptan que en lugar de una velocidad de crucero, como la marcada por un PIB que durante cerca de tres décadas se expandió al 10 por ciento anual, ahora están más cerca del 7 por ciento. Los indios, por su parte, están a la espera de que su nuevo primer ministro, Narendra Modi, pueda romper los cuellos de botella que actúan como un lastre sobre sus posibilidades de mejorar.

Mención aparte merece el caso de los rusos, sometidos a una inmensa presión internacional por cuenta de la anexión de Crimea. Si bien Moscú se ha salido con la suya, el costo de las sanciones es grande y le debería generar una aguda contracción este año, sin olvidar que el conflicto en Ucrania entre las fuerzas leales a Kiev y las provincias separatistas continúa, con la posibilidad de ampliarse.

Ese ejemplo sirve para resaltar los obstáculos que enfrentan los Brics en el terreno político, pues es difícil encontrar terrenos comunes entre democracias que más o menos funcionan y regímenes totalitarios. La imposibilidad de tener un mismo punto de partida le quita credibilidad a un esquema que, por ahora, tiene más declaraciones llenas de lugares comunes que hechos concretos para mostrar y que no puede caer en posturas como la de Vladimir Putin cuando dice que la alianza debe buscar hacerle contrapeso a Estados Unidos.

Debido a ello, es fundamental que los dos instrumentos de los que se habló en previos encuentros se vuelvan realidad ahora. Estos son un banco de desarrollo y un fondo de reservas de contingencia, algo que podría afectar la preponderancia que ha tenido el Banco Mundial y abrir una nueva fuente de financiación en al menos tres continentes.

No obstante, los desafíos prácticos son muchos y van más allá del dinero. Aparte de que China aportaría la mayor tajada, el tema de la gobernabilidad de entidades que tendrían su sede en Shanghái no es fácil, pues si hay diferencias con Washington también las ha habido entre Pekín y Nueva Delhi, para solo citar un caso de rivalidad regional.

Adicionalmente, está el tema de la membresía, pues algunos han hablado la necesidad de ampliar el club con Nigeria –la economía más grande de África– o Argentina, cuyos recursos naturales son muy atractivos.

Tales discusiones muestran que más que una sigla, los Brics necesitan convertirse en un bloque más definido, que vaya más allá de un acrónimo atractivo. Y ese todavía no es el caso, así en Brasil el grupo dé un paso hacia adelante.

 

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado