Ricardo Ávila
Editorial

Coyuntura cambiaria

De acuerdo con los expertos, una tasa de cambio en niveles cercanos a los 2.800 pesos es temporal.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
febrero 16 de 2017
2017-02-16 11:14 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A finales del año pasado, la mayoría de los economistas pensaban que tenían clara la trayectoria que seguiría la tasa de cambio en el 2017. Se argumentaba que el esperado aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, la presión a la baja de estas en Colombia, más un endeble acuerdo entre la Opep y Rusia para la reducción de la producción petrolera, que tuvo un limitado impulso en las cotizaciones del crudo, debían llevar a una mayor devaluación del peso frente al dólar, al menos en el primer semestre del año. Las apuestas eran, entonces, por un peso entre 3.000 y 3.200 por dólar y, posiblemente, alguna revaluación pequeña en el segundo semestre, en la medida en que la economía colombiana recuperara su ritmo de crecimiento.

En lo corrido del año, esto ha resultado contrario a la revaluación, con una tasa entre los 2.800 y los 2.900 pesos por dólar. Los expertos concluyen que esta no será la tendencia, si se miran las causas de ese comportamiento en el corto plazo.

De una parte, el banco de la Reserva Federal –que había iniciado el aumento en las tasas de interés a finales del 2016– decidió tomarse una pausa mientras se anuncian, con mayor claridad, las intenciones económicas del gobierno de Trump. Esto reduce el aumento inicial de flujos de capital hacia Estados Unidos. Entre los anuncios de Trump, como el de medidas proteccionistas contra México, además de hacerle un enorme daño a ese país, parecen estar desviando inversiones de portafolio hacia naciones como Colombia.

'Los anuncios de Trump, el inicio del proceso del ‘Brexit’ e incluso los escándalos que se destapan en Colombia, elevan los niveles de incertidumbre'

COMPARTIR EN TWITTER

En cuanto a las tasas de interés en nuestro país, la reducción –menor que la esperada– en la inflación en enero y el predecible impacto del aumento del IVA del 16 al 19 por ciento deben presionar los precios en un punto porcentual, lo cual llevaría al Banco de la República a posponer mayores reducciones en la tasa de interés, hasta que no se asegure una evolución favorable de los precios de la canasta familiar.

Esta combinación de políticas en Estados Unidos y Colombia ha reducido la salida neta de capitales de portafolio, e incluso puede haber aumentado su ingreso en el corto plazo, presionando a la revaluación.

El otro factor es el precio del petróleo, que por ahora parece ligeramente por encima de 50 dólares el barril, y aunque mejora los ingresos de los productores, incluyendo a Colombia, no genera incentivos para aumentar la producción de crudo no convencional en Estados Unidos. Por ello, mientras los países árabes y Rusia sostengan alguna disciplina en el cartel, las cotizaciones del crudo deben mantenerse en niveles similares a los actuales.

No obstante, el gran interrogante lo constituye la falta de mecanismos de supervisión y control que tienen los acuerdos de los países productores, y en particular por los abultados déficits fiscales que presentan todos ellos, así como las necesidades de divisas que de allí se derivan.

Lo anterior indicaría que una tasa de cambio en niveles cercanos a los 2.800 pesos es temporal. Una vez que Estados Unidos deba aumentar más sus tasas de interés para evitar un rebrote inflacionario, y que Colombia no pueda seguir esta tendencia alcista en las tasas de interés, por la debilidad de su demanda interna, es muy probable que el peso se vuelva a debilitar y se situé de nuevo por encima de 3.000 pesos por dólar.

Lo que sí se puede afirmar es que la volatilidad de la tasa de cambio va a continuar siendo muy elevada. La combinación de los anuncios tempestuosos de Trump con el inicio del proceso del ‘Brexit’ en Europa e incluso con los escándalos que se destapan en nuestro país, eleva los niveles de incertidumbre y, por ende, puede generar significativos movimientos de flujos de capitales que no sean consistentes con los fundamentales de la economía colombiana.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado