A demandas necias... | Editorial | Opinión | Portafolio
Ricardo Ávila

A demandas necias...

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 04 de 2013
2013-07-04 01:55 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Una de las bases en las que reposa la legitimidad de la administración de justicia en cualquier país del mundo es que sus fallos se acaten y sean de obligatorio cumplimiento. Aun si los ciudadanos no están de acuerdo con una sentencia, la única actitud posible es aceptar las determinaciones proferidas, algo que resulta todavía aún más imperativo en el caso de las propias instituciones del Estado.

A la luz de esas circunstancias, resulta –por decir lo menos– insólita la postura de la Procuraduría General, que a través de la viceprocuradora Martha Isabel Castañeda, radicó en la Corte Constitucional hace unos días una solicitud de nulidad a la decisión adoptada por el alto tribunal semanas atrás, cuando este decidió ponerles un techo a las llamadas pensiones excesivas. Como se recordará, en la determinación se ordenó reliquidar aquellas mesadas que superen los 25 salarios mínimos mensuales, las cuales venían devengando algo más de un millar de personas, especialmente excongresistas y exmagistrados.

Sin entrar en los alegatos jurídicos que fueron expuestos en su momento, el proceder de la Corte les pone un límite a los conocidos regímenes especiales y le ahorra al fisco cerca de 55.000 millones de pesos anuales. Adicionalmente, lo sucedido corrige, así sea en parte, los desequilibrios de un sistema pensional en el que los subsidios más grandes benefician a los jubilados de mayores recursos. Por cuenta de esa situación, el esquema profundiza la mala distribución del ingreso, que hace de Colombia una de las naciones más inequitativas del mundo.

El planteamiento de la Procuraduría se basa en una supuesta violación al debido proceso, por cuenta de las filtraciones que aparecieron en la prensa y el nombramiento de un conjuez. Tal argumentación se suma a la realizada por el presidente de la Asociación de Exmagistrados y un exconsejero de Estado, quienes, de alguna manera, litigan en causa propia y sostienen que lo sucedido en mayo pasado se puede calificar como un irrespeto al principio de los derechos adquiridos. En resumen, el ataque tiene un mismo propósito como es el de llevar a la Corte a desconocer su fallo, pero se hace desde dos flancos diferentes.

Posiblemente, el asunto no generaría mayores suspicacias, de no ser porque el Ministerio Público se encuentre involucrado en la estrategia. Y es que más de un conocedor del tema ha señalado que este asunto tuvo uno de sus orígenes en las sentencias que en su momento redactó el actual procurador, Alejandro Ordóñez, cuando era consejero de Estado.

Tales pronunciamientos abrieron un boquete jurídico que llegó a poner en peligro la propia viabilidad financiera de la Nación. Hace unos años, el Ministerio de Hacienda conceptuó que si las tesis de la Procuraduría plasmadas por Ordóñez en varias circulares se extendían a toda la rama judicial, el costo fiscal podría oscilar entre 10 y 50 billones de pesos.

La actitud de tratar de anular lo dicho por la Corte Constitucional en lo relativo a las pensiones excesivas, parecería responder más a un interés gremial que general. En lugar de cumplir con la obligación de “defender los intereses de la sociedad” como lo expresa el Artículo 277 de la Carta Política, la demanda interpuesta por Castañeda beneficiaría solo a un puñado de personas, cuyos aportes a la seguridad social jamás justificarían las mesadas que tienen.

Por tal motivo, solo queda esperar que el alto tribunal deseche las demandas y ratifique su fallo. Y no estaría de más recordarle a la Procuraduría que el miedo que inspira entre los funcionarios no le da patente de corso para tratar de imponer su voluntad a toda costa. Como todo órgano estatal, el jefe del Ministerio Público debería recordar que el bien común prima sobre el particular, así en el camino queden las cuestionables tesis que alguna vez impulsó y que tantos millones de pesos le costaron al Tesoro nacional.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado