Ricardo Ávila

Después de la Ronda

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
julio 23 de 2014
2014-07-23 06:14 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La que está programada para este miércoles en el Centro de Convenciones de Cartagena no es una cita cualquiera. Quienes saben de estas cosas sostienen que se trata de un momento crucial en la meta que tiene el país de ser más autosuficiente en materia petrolera.

La consecución de ese objetivo está atada al éxito que tenga la Agencia Nacional de Hidrocarburos en la Ronda Colombia, nombre que recibe la subasta de 95 bloques de terreno que han despertado el interés de 38 compañías nacionales y extranjeras para hacer actividades de exploración y –si hay éxito– producción. En los cálculos preliminares de la entidad se habla de conseguirle postor al menos al 30 por ciento de las áreas, lo que implicaría un programa de inversiones cercano a los 2.000 millones de dólares.

Como sucede en estos casos, existen opciones para diversos gustos. Aparte de alternativas en cuencas conocidas como los Llanos Orientales o el Valle del Magdalena, también hay una docena en zonas marinas en el Caribe y el Pacífico, además de 18 más para la eventual explotación de crudo mediante el uso de técnicas no convencionales, como las que han revolucionado el negocio en Estados Unidos.

Aparte de los compromisos específicos que se logren, el evento es una manera de tomarle la temperatura al interés que despierta el país en la industria petrolera. Si bien las reglas de juego vigentes nos comparan favorablemente con otras naciones de América Latina, hay elementos nuevos que pueden alterar el desempeño de un sector que contribuye con más de la mitad de las exportaciones y con casi una tercera parte de los ingresos del fisco.

Por ejemplo, los expertos vienen señalando que los precios internacionales deberían tender a la baja, pues, sin desconocer tensiones políticas ocasionales, todo indica que no habría problemas de oferta, por lo menos hasta mediados de la próxima década. Tales perspectivas alteran las consideraciones de disponibilidad de fondos y tolerancia al riesgo.

Además, hay una gran expectativa por la apertura de oportunidades, especialmente en México, en donde el monopolio de Pemex está a punto de llegar a su fin, lo cual se puede traducir en millonarias inversiones. No hay duda de que los ojos del mundo petrolero están puestos en lo que disponga el Gobierno de Enrique Peña Nieto, una vez la reforma que avanza por el Legislativo complete su trámite.

Mientras eso pasa, en Colombia hay algunas nubes de tormenta. Así, la oleada terrorista en contra de oleoductos, instalaciones o flotas de camiones usados para el transporte de crudo ha arreciado, generando cierta zozobra, aparte de nuevos daños ambientales.

Pero, tal vez, más inquietante es el empeoramiento del clima político, como lo demuestra el pliego de peticiones del poderoso sindicato de la Uso, que va mucho más allá de buscar una mejora en la calidad de vida de sus afiliados y se mete de lleno con la estrategia energética del país. La ofensiva se ha visto complementada por los pronunciamientos de congresistas de la oposición, que seguramente llegarán hasta el Capitolio.

Una demostración del giro inconveniente de los acontecimientos es la discusión en torno a la conveniencia de la tecnología Star que impulsa Pacific Rubiales, con el fin de llegar a un eventual acuerdo sobre su uso con Ecopetrol. Lo que debería ser un asunto reservado para los expertos se ha vuelto un terreno abonado para las filtraciones y las verdades a medias, que pueden incidir en que decisiones clave se tomen con el hígado y no con la cabeza.

Un mal manejo de este y otros temas –como el absurdo de exigir licencia ambiental para hacer labores de sísmica– puede salirle muy costoso a un país cuyas reservas llegan a menos de siete años de producción. De tal manera, no basta con salir bien de la Ronda, sino que hay que defender un modelo de participación del sector privado que ha sido exitoso. Porque el juego sigue.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado