La deuda pendiente | Editorial | Opinión | Portafolio
Ricardo Ávila

La deuda pendiente

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 14 de 2013
2013-07-14 11:07 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Es indudable que un par de temas independientes, pero relacionados, ocupan la atención del Gobierno por estos días. El primero es el prolongado cese de actividades en la zona del Catatumbo, en donde el Ejecutivo ha decidido reforzar su equipo negociador con la presencia del vicepresidente Angelino Garzón, a ver si se logra desatar un, cada vez más, apretado nudo gordiano. El segundo es el anuncio de un paro nacional agropecuario a mediados de agosto próximo, cuya desactivación requiere un mejor nivel de diálogo con los gremios aquí y soluciones puntuales allá, aparte del cumplimiento de los compromisos hechos en meses recientes.

Aunque resolver ambos acertijos no será fácil, sobre todo cuando a los intereses de quienes protestan se les agregan los de los políticos en campaña y la presión que en algunos casos ejercen las Farc y el Eln, es de esperar que se llegue a un acuerdo, ojalá más temprano que tarde. Sin embargo, en esta ocasión hay que hacer votos para que una administración que aspira a repetir mandato saque conclusiones de lo sucedido y entienda que si no ataca ciertos problemas de fondo, simplemente estará ganando tiempo hasta que venga la próxima manifestación.

La razón no es otra que la situación de pobreza que sigue afectando el campo colombiano. Cuando en abril pasado se anunciaron los datos correspondientes al 2012, la continua reducción en dicho indicador fue motivo de justa celebración. Y es que en lo que va del siglo, la proporción de ciudadanos en tal condición ha pasado de cerca de la mitad a una tercera parte, lo que constituye un logro notable.

Sin embargo, las cifras también dejan en claro que hay una inmensa brecha entre el campo y la ciudad. En concreto, mientras que en las áreas rurales el índice de pobreza es del 46,8 por ciento, en las principales capitales es apenas del 18,9 por ciento. Peor todavía es lo que sucede con la pobreza extrema, con niveles del 22,8 y el 3,3 por ciento, respectivamente. Como si eso fuera poco, los niveles de indigencia en los sitios agrícolas aumentaron en la medición del año pasado, frente a la del 2011.

Tan dura realidad permite entender por qué es fácil conseguir adeptos para bloquear carreteras y exigir soluciones en las zonas más apartadas, pues uno de cada dos campesinos es pobre y uno de cada cinco se encuentra en la miseria. A menos que esa aberrante situación se corrija, el futuro seguirá siendo tan sobresaltado como el pasado reciente.

Así las cosas, es indispensable que la política gubernamental se dirija a buscar “incrementos sostenidos de los ingresos y de la productividad rural, y en particular de los pequeños productores agrícolas”, como viene de decirlo un documento de Fedesarrollo. La entidad señala que dicho esfuerzo no solo debe incluir crédito, asistencia técnica, gasto social y mejor infraestructura –especialmente vías secundarias y terciarias–, sino políticas redistributivas.

Adicionalmente, el texto citado subraya que “es necesario aumentar el acceso a la tierra, así como hacer un uso productivo de la misma”. Especialmente inquietante es la afirmación según la cual los índices de concentración en esta materia son de los más elevados del mundo.

De acuerdo con un trabajo publicado en el libro Políticas para el desarrollo de la agricultura en Colombia, editado también por Fedesarrollo, en el 2011 el 70 por ciento de los predios de menos de cinco hectáreas poseían el 6 por ciento de las extensiones, mientras que los latifundios de más de 200 hectáreas se llevaban el 43 por ciento de la tierra.

Y sin desconocer las políticas impulsadas por el Gobierno Santos en esta materia, es indudable que el camino por recorrer es inmenso. De tal manera, mientras no se consigan avances más contundentes que los vistos hasta ahora, la vergonzosa deuda que tienen los colombianos con el campo seguirá subiendo. Con paros o sin ellos.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado