Ricardo Ávila

Un dólar con impulso

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
julio 08 de 2015
2015-07-08 03:58 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Ahora que la moneda colombiana parece encaminarse a romper la barrera de los 2.700 pesos por dólar, vale la pena mirar las causas del acelerón más reciente. El motivo es que más allá de las explicaciones generales que se puedan dar, hay circunstancias particulares que nos afectan y llevan a que el mercado nos castigue con más dureza que a otros.

Basta con hacer algunas comparaciones. En los pasados 12 meses, el billete nacional es el que más se ha devaluado en América Latina, haciendo caso omiso de lo que pasa con el bolívar venezolano en las negociaciones paralelas. Para ser precisos, el peso ha perdido 45,5 por ciento de su valor desde igual periodo del 2014, 15 puntos porcentuales más que el real brasileño y más del doble que el peso chileno, el peso mexicano o el sol peruano.

Todavía estamos un poco mejor que Brasil -víctima de una recesión- si el punto de comparación es el primero de enero.

El retroceso del real, asciende al 16,6 por ciento, mientras que el de nuestra moneda es el 12,4 por ciento. No obstante, superamos por un amplio margen a nuestros socios de la Alianza del Pacífico, en donde la depreciación de la divisa estadounidense ha sido del orden del 6 por ciento.

Y en la última semana, el contraste es notorio. La caída del peso colombiano excede el 4 por ciento, mientras que en Perú o México, casi no se han presentado movimientos. En Brasil, el descenso es del 2,6 por ciento, mientras que en Chile llega al 1,6 por ciento.

No hay duda de que la falta de solución de la crisis griega es un factor que afecta a todas las economías emergentes. Sin embargo, como queda claro, difícilmente se puede hablar de una reacción uniforme, así la devaluación frente al billete verde sea la norma en esta parte del mundo y no la excepción.

También entre los argumentos que se dan está el giro repentino en el valor del petróleo. En contra de las expectativas que hablaban de un crudo cercano a los 70 dólares por barril, las jornadas recientes han demostrado que el exceso de inventarios es un lastre sobre los precios de los hidrocarburos, ante lo cual la ansiada ‘normalización’ que muchos productores ansiaban puede tomar más tiempo.

Dicho factor impacta directamente al renglón más importante de nuestras exportaciones. El problema es que no es el único que afecta la estabilidad de un sector externo desequilibrado, cuyo ajuste sigue en veremos. Los datos de la balanza de pagos que elabora el Banco de la República, dejan en claro que hay un déficit creciente, cuyo financiamiento futuro ocasiona más de un ceño fruncido.

En el mejor de los casos, Colombia podrá atraer un volumen respetable de inversión extranjera directa que le permita sobrevivir con un faltante que podría superar -con facilidad- el equivalente del 6 por ciento del Producto Interno Bruto.

Sin entrar en honduras técnicas, basta con decir que un agujero de ese tamaño no es usual en el mundo, por lo cual nos conviene reducirlo.

Lamentablemente, esto no es algo que dependa de la voluntad de alguien, sino de múltiples dinámicas. Tanto la calidad de la política económica como la confianza que despierte un país son fundamentales, pero también lo es que el saldo en rojo de la balanza comercial disminuya, entre otros factores. Por tal motivo, el Gobierno tiene que hacer su tarea, mientras las cosas se empiezan a dar en el ámbito de las exportaciones, cuyo comportamiento en el 2015 ha sido peor de lo que se preveía.

Si un regreso paulatino al equilibrio se demora, la tasa de cambio se encargará de reflejarlo, ascendiendo incluso a niveles superiores a los vigentes en julio. Ese es el motivo por el cual en días recientes el peso colombiano ha tenido un desempeño peor en los mercados que el de nuestros pares latinoamericanos. El entorno no ayuda, pero nuestra realidad económica tampoco. Y eso comienza a notarse.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado