Ricardo Ávila

Todo un dolor de cabeza

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
agosto 24 de 2015
2015-08-24 12:15 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La época actual no ha sido fácil para Ecopetrol. Tal como le ha ocurrido a otras compañías del sector, la que es la empresa de mayor tamaño en Colombia debe acomodarse a una realidad de precios bajos en el mercado internacional del petróleo. Recortes en el presupuesto de inversión que afectan a todas las líneas de negocios son obligatorios, junto a decisiones drásticas para bajar costos, con el fin de aguantar el chaparrón.

Mientras ese esfuerzo continúa, aparecen nuevos desafíos. Algunos eran previsibles, pero al menos dos no se encontraban en el radar y amenazan con complicar todavía más la que ya es una coyuntura muy compleja.

El primer tema es la parálisis del oleoducto que une a Caño Limón en Arauca con el puerto de Coveñas, cuya operación se encuentra suspendida desde el pasado 16 de junio. Esos 70 días sin poder bombear hasta 64.000 barriles diarios de crudo, equivalen a más de tres millones de barriles que no se han exportado.

Por la misma razón, la planta de gas de Gibraltar que produce 36 millones de pies cúbicos en cada jornada está detenida. Por ambas circunstancias, ventas que habrían sumado cerca de medio billón de pesos dejaron de hacerse.

La causa de esta situación es una. En lo que va del año se han contado 73 atentados contra la infraestructura de hidrocarburos, de los cuales 16 han golpeado el oleoducto citado, que recibió todos los embates entre el 27 de mayo y el 23 de junio, cuando se levantó la tregua unilateral de las Farc.

A pesar de que las hostilidades por parte de este grupo guerrillero se suspendieron, hacer las reparaciones ha sido más difícil de lo previsto. Para comenzar, las dificultades de orden público en la zona del Catatumbo son múltiples, como lo demuestra la reciente ofensiva contra la organización del criminal ‘Megateo’.

Además, se han detectado 14 abolladuras adicionales causadas por explosivos, que necesitan arreglarse para que la presión en el tubo sea uniforme. Ante la magnitud de los trabajos, los días pasan sin que las cosas vuelvan a la normalidad, haciendo más onerosas unas pérdidas que son irrecuperables.

El segundo dolor de cabeza tiene su epicentro en Barrancabermeja, en donde se encuentra la única refinería que funciona en el país, hasta que la de Cartagena comience labores. Allí, la Unión Sindical Obrera ha protagonizado una serie de bloqueos y paros, aparte de actos de vandalismo e intimidación.

Debido a ello, el mantenimiento programado de una planta que lleva el nombre de U200 se ha prolongado más de lo que decía el cronograma. Dado que dicha unidad es clave para la producción de unos 20.000 barriles de gasolina para motores diésel –el 15 por ciento de lo que consume el país cada 24 horas–, el combustible hay que importarlo, lo cual equivale a cerca de un millón de dólares menos en ingresos diarios.

Más grave aún es que esta es una de las actividades que le deja mayor margen a Ecopetrol, junto con la de transporte. De hecho, las utilidades operacionales de la refinería en el primer semestre del 2015 ascendieron a la no despreciable suma de 819.000 millones de pesos.

Pocos entienden por qué después de que el año pasado se firmó una convención colectiva que va hasta el 2018, se presentan estos problemas. Quienes están informados sostienen que todo está relacionado con la cercana escogencia de la junta directiva del sindicato, lo cual lleva a más de una facción a preferir las vías de hecho.

Sea cual sea la razón, es inaceptable que quienes paguen la cuenta de los platos rotos acaben siendo los colombianos. Regalías, utilidades, impuestos y dividendos serán menores, lo cual afectará los ingresos fiscales. Como si el entorno de precios internacionales no fuera suficiente dolor de cabeza, ahora aparece una migraña que solo podrá curarse si todos ponen de su parte para sacar a Ecopetrol adelante.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado