Ricardo Ávila
EDITORIAL

Cada cual con sus zapatos

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
julio 17 de 2016
2016-07-17 04:49 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Ahora que las lluvias están de vuelta en el territorio nacional, pocos se acuerdan de que hace tres meses el país estuvo en vilo ante la posibilidad de un racionamiento de energía que habría tenido consecuencias indeseables sobre la producción y el empleo. Como es bien sabido, la emergencia se superó gracias a las políticas de ahorro impulsadas por el Gobierno y a la capacidad de resolver los daños que afectaron a algunas generadoras clave.

Lo ocurrido comprueba que el sistema interconectado tiene fortalezas que no deberían ser menospreciadas, las cuales le permitieron sobreponerse a hechos fortuitos que en otros momentos habrían conducido a un apagón. Ello no quiere decir que el esquema vigente sea perfecto, pues la crisis dejó al descubierto que las cargas no necesariamente están bien repartidas entre los diferentes tipos de plantas y que puede haber incentivos perversos.

A la luz de lo sucedido, es de esperar que las autoridades tomen correctivos. Las dificultades dejan lecciones y lo importante es aprenderlas, pues la alteración de los patrones climáticos llevará a que en unos años otra vez falten las lluvias, fundamentales en Colombia, en donde las hidroeléctricas soportan el peso de la oferta.

El problema es que, si los encargados del tema no hacen esa labor de introspección, otros llenarán ese vacío. Así pasa con el informe que dio a conocer en los últimos días la Contraloría General de la República, cuyo propósito, en principio, era examinar el manejo de los recursos del cargo por confiabilidad que pagan los usuarios y que ascienden a 18,5 billones de pesos desde finales del 2006.

El reporte habla de un presunto detrimento patrimonial de 53.700 millones, que no resulta una suma despreciable, pero es mucho menor que los montos que se mencionaron a comienzos del año. Adicionalmente, se dice que el incremento tarifario para aliviar las pérdidas de las térmicas costó 476.539 millones de pesos, que también están por debajo de lo presupuestado inicialmente.

Es de imaginar que las entidades públicas involucradas en esas afirmaciones harán los descargos, dependiendo de cuales se podría abrir un proceso formal. No obstante, para algunos conocedores del tema, hay un debate mucho más de fondo. Este consiste en las solicitudes hechas por la Contraloría a una serie de operadores privados para que atendieran sus requerimientos.

Al respecto, vale la pena recordar que las empresas del sector de servicios públicos domiciliarios están regidas por el derecho privado, tal como lo expresa la Ley 142 de 1994. El régimen de vigilancia y control que les aplica se surte a través de la Superintendencia de Servicios Públicos, sin olvidar que entes como la Creg, la Upme y el Ministerio de Minas y Energía también toman cartas en el asunto. Por lo tanto, en aras de la competitividad, la transparencia y la eficiencia de los involucrados, hay que respetar los alcances y responsabilidades de cada uno de esos actores, acatando rigurosamente la ley en lo que a cada uno atañe.

Como a veces pasa, aquí es necesario recordar el refrán de ‘zapatero a tus zapatos’. La seguridad eléctrica que siempre va a requerir el país no se logrará sumando más trámites o pidiendo más informes por parte de quien quiere meter baza en un tema taquillero. Esta será posible solo con la regulación apropiada, la capacidad técnica y las reglas de juego que aseguren la inversión privada en el sector.

En conclusión, hay que dejar que la institucionalidad funcione e insistir en que no se puede quedar cruzada de brazos. La administración Santos tiene la responsabilidad de liderar los ajustes que se precisan en un modelo que ha funcionado bien y merece defenderse. Al mismo tiempo, es de esperar que la Contraloría muestre un nivel de diligencia similar al que quiso exhibir aquí, ciñéndose a sus competencias y persiguiendo la corrupción, que es la que encabeza las preocupaciones de la ciudadanía.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado