Ricardo Ávila
Editorial

Una cifra que no baja

El cierre de la alta temporada turística dejó un buen sabor en el sector. La gran afluencia de visitantes internaciona-
les al país, sigue su curso.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
enero 14 de 2018
2018-01-14 04:39 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Para aquellos que están en el negocio de la hotelería, la alta temporada que comenzó a mediados de diciembre terminó en Colombia realmente ayer, con el regreso a sus lugares de origen de un número importante de huéspedes. De acuerdo con los voceros del sector, el balance fue bueno. Las razones son múltiples, pero tal vez la más destacable es el crecimiento de 27 por ciento en el número de visitantes extranjeros, según las cuentas oficiales.

La cifra anual de casi seis millones de personas foráneas impresiona, y aunque algunos especialistas señalan que solo vale la pena concentrarse en el número que llega por vía aérea, es imposible desconocer el cambio ocurrido en los últimos tiempos. Y es que no solo es normal escuchar otras lenguas o acentos en los destinos más tradicionales, sino en lugares que no son los mismos de siempre.

Semejante transformación no se produjo de un día a otro, ni de manera espontánea. Una política pública de promoción turística que incluye beneficios tributarios, la apuesta de importantes cadenas, la gran oferta de sillas de avión y el ánimo de ir a nuevos destinos, explican el auge de un sector clave.

El impacto económico de esa realidad es notorio. La llamada industria sin chimeneas, jalona empleos y trae divisas por diferentes vías: la construcción y operación de hoteles o los gastos que se irrigan en áreas como transporte, restauración y entretenimiento.

La dinámica no se detiene. En los primeros nueve meses del 2017, la inversión extranjera directa en el sector fue de 751 millones de dólares, 26 por ciento más que el mismo periodo del año previo. Entre el 2003 y el 2017, empresas privadas invirtieron 5,7 billones de pesos en la construcción y remodelación de 75.338 habitaciones, que generaron 60.270 puestos directos.

El posconflicto, que tan poco entusiasmo despierta entre los colombianos, es visto por los expertos como una oportunidad única de continuar por esa senda. Varias regiones, hermosas, pero inaccesibles por tantos años, hoy pueden ilusionarse con incluir iniciativas de atracción de visitantes en sus apuestas de desarrollo. Según la reforma tributaria del 2016, los hoteles que se construyan en los municipios con menos de 200.000 habitantes, pagarán una tarifa de 9 por ciento en el impuesto de renta.

Esa idea de una Colombia abierta al turismo, en razón a la baja de la violencia, fue recogida hace pocos días por el prestigioso diario The New York Times, al seleccionar al país entre los 52 destinos para visitar este año. Semejante despliegue de una de las publicaciones más reputadas del mundo, servirá para atraer viajeros adicionales que dejan atrás los temores del pasado.

Sin embargo, es importante reconocer que falta mucho por hacer y construir para volver realidad tantas promesas. Ello implica liderazgo, no solo para el desarrollo de la infraestructura necesaria, sino para la adopción de buenos estándares de servicio y el control de abusos. La lista de desafíos también incluye la informalidad y la prestación ilegal de los servicios de hotelería.

El orden público seguirá siendo un factor que no se puede ignorar. La Secretaría de Estado de los Estados Unidos acabó de emitir una advertencia a los viajeros de ese país sobre cuatro departamentos: Cauca, Arauca, Chocó y Norte de Santander. No obstante, el país quedó ubicado por esa misma entidad en un nivel dos de cuatro y sus advertencias no cobijan los principales destinos.

Así las cosas, vale la pena mirar el futuro con optimismo. El motivo es que el espacio para crecer es enorme, debido a la gran diversidad de opciones para diferentes tipos de turistas que van desde el que busca playa, hasta el interesado en aventura y lugares exóticos. En resumen, Colombia genera hoy en el visitante extranjero más curiosidad e interés que el miedo y rechazo de antes.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado