Ricardo Ávila
Editorial

Un ejemplo de consenso

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
mayo 05 de 2016
2016-05-05 10:31 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En un país en el cual se ha vuelto usual la polarización de opiniones, combinada con la descalificación de aquel que piensa distinto, es cada vez más difícil encontrar espacios para construir consensos. Debido a ello, resulta casi imposible ponerse de acuerdo sobre temas fundamentales que permitan trazar hojas de ruta para el largo plazo.

A la luz de esa realidad, es encomiable el trabajo que vio la luz pública hace un par de días y que trata el polémico tema de la minería en el país. Durante cerca de dos años, un grupo de expertos de varias disciplinas, junto a representantes de las comunidades indígena y afrocolombiana –todos con diversas visiones e intereses– se sentaron a identificar puntos de encuentro que acabaron consagrados en un texto que no debería pasar desapercibido.

El motivo, este es un aporte clave para que la presencia del sector extractivo sea un factor de unión y no de división, de progreso y no de pobreza, de respeto por el medioambiente y no de daños ecológicos irremediables. El mensaje es que es posible construir una senda distinta para que el segmento se desarrolle dejando beneficios tanto en el ámbito macro, como en el de las comunidades en donde opera.

Que la necesidad de cambiar el libreto es urgente, es algo que no tiene discusión. Para nadie es un misterio que un proyecto minero es visto hoy en día como poco menos que una maldición que hay que evitar a toda costa, o aceptar a regañadientes. Más allá de que tengan la facultad legal de hacerlo, cada vez más alcaldes y gobernadores buscan proscribir la exploración y explotación de petróleo, oro o carbón, para solo mencionar las tres actividades más conocidas, mientras el Gobierno central trata de ejercer su autoridad en forma vertical.

De tal manera, la iniciativa del grupo de diálogo sobre minería parte por promover mecanismos de inclusión, a través de mesas de coordinación territorial permanentes.
Una propuesta es la de crear una agencia especializada para el diálogo intercultural con el propósito de liderar procesos regionales o nacionales, que incluyan la debida consulta sobre iniciativas específicas.

Por otro lado, se insiste en que hay que tomar cartas en lo que atañe a la pequeña minería con el fin de buscar la formalización de quienes la practican. La creación de una empresa mixta que podría tener hasta plantas de beneficio y fundición, además de contar con mecanismos de cobertura de riesgos, merece ser evaluada. Tampoco debería pasarse por alto mirar a fondo el sistema general de regalías, que cambió la relación de costos y beneficios para muchas zonas productoras.

Otro elemento clave es la resiliencia que busca dejar un saldo positivo en el sistema social y ecológico, lo cual incluye promover alternativas que sirvan una vez se acabe el recurso natural no renovable. Parte del esfuerzo requiere un ordenamiento del territorio, pues como lo demuestran casos recientes todavía no es claro en dónde se puede y en dónde no, adelantar actividades extractivas.

Finalmente, hay que contar con un marco competitivo que permita adoptar los más altos estándares y atraer al sector privado. Este abarca un buen esquema institucional al igual que reglas de juego estables que permitan fijar rentas justas, entre otros propósitos. Si las cosas se hacen bien, será factible fortalecer encadenamientos para contar con eslabones de mayor valor agregado.

Todo lo anterior puede sonar abstracto, pero el documento entregado el miércoles está lleno de ideas concretas en las que prima el sentido común. Lo que falta ahora es convencer a quienes toman las decisiones de que esta es una propuesta que merece ser tomada en serio, si de lo que se trata es de sustituir el antagonismo actual por el consenso. Ignorar la labor adelantada sería un craso error, pues lo que es evidente es que hay espacio para la minería en el país, pero hay que hacer las cosas en forma diferente.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado