Ricardo Ávila

Una emergencia real

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
octubre 13 de 2014
2014-10-13 09:10 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El pronunciamiento dado a conocer ayer en Ginebra (Suiza) por Margaret Chan, la directora de la Organización Mundial de la Salud, no deja dudas. Según la funcionaria, la más reciente oleada de casos del virus ébola es “la emergencia de salud pública más severa de los tiempos modernos”.

La opinión viene de alguien que tuvo que lidiar con la gripa aviar en el 2009 o el síndrome respiratorio agudo severo de hace una década. Ambos ocasionaron la muerte de miles de personas y obligaron a múltiples gobiernos a hacer gastos millonarios para contenerlos, pero nada se compara con la amenaza actual. Para Chan, la situación se ha convertido en una “crisis para la paz y la seguridad internacionales”.

El motivo de la advertencia no es otro que la situación de los tres países africanos en donde se ha concentrado el azote: Guinea, Liberia y Sierra Leona. Con una población conjunta cercana a los 22 millones de seres y un ingreso por habitante que oscila entre los 700 y los 1.400 dólares anuales, se trata de una de las zonas con mayor pobreza en el planeta. Hasta ahora, el número de fallecidos supera los 4.000, pero la cuenta crece todos los días, debido a las tasas exponenciales a las que crece el contagio.

Dado el tamaño del problema y los escasos recursos disponibles para contenerlo, los gobiernos involucrados ven amenazada, incluso, su supervivencia. Junto con la onerosa cuenta que significa el atender adecuadamente a tantos enfermos, también hay una baja en la productividad, al igual que el coletazo del aislamiento, pues los vínculos comerciales se han visto afectados.

Según un estudio dado a conocer por el Banco Mundial la semana pasada, el impacto del ébola en el corto plazo llevará a que la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto del 2014 en los países citados se reduzca hasta en 3,5 puntos porcentuales.

Pero si el virus llega a los estados vecinos, mucho más populosos, la cuenta será considerablemente más elevada. La entidad multilateral sostiene que el golpe acumulado en este y el próximo año en África Occidental ascendería a 32.600 millones de dólares, dos veces y media el tamaño de las economías de Guinea, Liberia y Sierra Leona.

Lo anterior no incluye el dinero que están gastando otras sociedades más desarrolladas para controlar los pocos casos confirmados –que comprenden hasta ahora a Estados Unidos y España– o adoptar protocolos de seguridad sanitaria en diversos aeropuertos. No está de más recordar lo dicho por la directora de la OMS, para quien el 90 por ciento de los costos económicos de una emergencia de este tipo “vienen de los esfuerzos desorganizados e irracionales del público con el fin de evitar una infección”.

Por tal razón, es necesario ponerse de acuerdo para que la comunidad internacional trate el asunto como corresponde. Este pasa por apoyar con recursos monetarios y humanos a los países africanos más golpeados y por informar adecuadamente a la ciudadanía sobre los verdaderos peligros que existen.

No menos importante es trabajar con la industria farmacéutica, con el fin de encontrar una vacuna que le ponga un tatequieto al ébola. Resulta increíble y descorazonador constatar que a pesar de que el primer caso registrado de esta especie de fiebre hemorrágica data de 1976, se ha avanzado poco en un antídoto.

No faltan quienes afirman que la causa es que invertir dinero en investigación no le resulta rentable al sector privado, cuando la mayor parte de los usuarios se encuentran en zonas muy pobres.

Sea esa la explicación u otra, la epidemia actual requiere acciones concretas. Es indudable que la mayoría de sistemas de salud, incluyendo el colombiano, tienen cómo enfrentar la amenaza, evitando que los escenarios apocalípticos se concreten. Pero aun así, este no puede ser visto como un problema ajeno, pues para evitar la crisis de la que habla la OMS, es indispensable tomar al ébola en serio.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado